FENÓMENO EN LOS CINES

El taquillazo de 'Perfectos desconocidos'

El último trabajo de Álex de la Iglesia, que ha podido con 'Coco' y 'Star Wars', ha recaudado en ventanilla más de 16,7 millones de euros

El taquillazo de 'Perfectos desconocidos'
6
Se lee en minutos
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza.

Escribe desde Madrid

ver +

Cuando Álex de la Iglesia se enteró de que Telecinco Cinema había decidido estrenar 'Perfectos desconocidos' el 1 de diciembre, al director vasco le entraron sudaron fríos. La fecha suponía luchar en terreno hostil, enfrentándose a poderosos enemigos estadounidenses como 'Coco' y 'Star Wars'. De la Iglesia llamó a Paolo Vasile. «¿Estáis seguros de estrenar ese día?», le preguntó angustiado al productor. Con su habitual retranca, el consejero delegado de Mediaset le soltó:  «Querido Álex, tienes que aprender a confiar más en ti mismo». El tiempo le dio la razón. 'Perfectos desconocidos' se colocó en el podio de la taquilla. Y ahí sigue, convirtiéndose en el fenómeno de la temporada: más de 16,7 millones de euros y 2,6 millones de espectadores. No hay fórmula mágica para meter a la gente en el cine, de acuerdo. Pero ¿qué ha pasado con esta película? Varias cosas. La primera (y fundamental): que habla de algo que nos preocupa a todos: los móviles y la falta de privacidad. Es una razón fundamental que explica el éxito, pero no la única.

 


EL GUION

El olfato de Vasile

'Perfetti sconosciuti' es una película italiana. Antes de que Paolo Genovese se pusiera a rodarla, Vasile compró en Italia el guion. «Nos llamó nada más aterrizar en Madrid y nos dijo que tenía entre manos algo que iba a gustar mucho. Vasile es una persona valiente y con olfato para el cine», explica Ghislain Barrois, ejecutivo de Telecinco Cinema. Encontrar un buen material es, pues, el primer paso hacia el éxito. El segundo es ponerlo en buenas manos. Álex de la Iglesia, que llevó el guion a su terreno, es una marca en sí mismo, un reclamo para el público. «Tiene talento y ha realizado una película magistral, que no es tanto un remake porque la rodamos antes de la italiana», destaca Barrois. «Vasile sabía que el guion era fácilmente trasladable a España», añade el profesor y crítico de cine Jordi Costa. Efectivamente, 'Perfetti sconosciuti' también ha funcionado como un tiro cuando se estrenó en Italia (18 millones de euros).

 


LA TRAMA

El móvil 

El teléfono móvil es el verdadero protagonista de una película que nos muestra lo miserables que podemos llegar a ser.  Un grupo de amigos maduritos se reúnen para cenar. Antes de empezar con el primer plato, alguien propone un juego: poner los 'smartphones' encima de la mesa para que todos escuchen las conversaciones y lean los mensajes que se reciban a lo largo de la noche. Se abre la caja de los truenos. Tanto Barrois como De La Iglesia –y también Jordi Costa– coinciden en señalar que la película ha conectado con el público porque toca un tema que nos incumbe a todos: el teléfono, los secretos y la falta de privacidad.

«El móvil forma parte de nuestro organismo, la gente se ha identificado con la trama porque todos tenemos dependencia de ese aparato, que es un avance increíble pero que deberíamos manejar con cuidado», añade el autor de 'El día de la bestia'. «La película –puntualiza Jordi Costa– nos muestra una situación muy llamativa, pero al mismo tiempo realista y factible, así que el espectador se siente identificado».


EL PÚBLICO

Los más jóvenes

Hace unos días, una de las hijas de De La Iglesia, que estudia 3º de ESO, le preguntó: «Papá, ¿qué pasa con tu película? Hay gente de mi clase que ha ido seis veces a verla». El cineasta alucinó. Su filme habla de personas en edad madura. Hace mucho que los protagonistas peinan canas, pero es verdad que se comportan como cuando eran chavales. Hablan y bromean de sexualidad, paternidad, parejas, viajes… A pesar de que sus conflictos son los típicos de parejas de edad madura, la realidad demuestra que la película está atrayendo en masa a los más jóvenes.

El hijo de Barrois, de 15 años, fue a verla hace unas semanas con sus amigos. «Y lo mejor de todo es que los chavales, una vez fuera del cine, debaten mucho sobre lo que acaban de ver en pantalla», subraya el productor, que se declara el primer sorprendido por el éxito entre el público más joven, que, por otra parte, puede que sea el segmento de población con mayor adicción a los móviles. 

 


LA PROMOCIÓN

Campaña en tres actos

Acogida con entusiasmo en la prensa, 'Perfectos desconocidos' se benefició desde el primer fin de semana del mejor reclamo para acudir al cine: el boca oreja. Se convirtió en una película de la que la gente hablaba. Había que verla.  La maquinaria de Telecinco Cinema también se engrasó perfectamente para recordar al público que el último trabajo de De la Iglesia bien valía una entrada de cine. «No hay un grupo mediático en el mundo que haga este tipo de trabajo», presume Barrois mientras recuerda que «cada película merece una campaña de promoción ajustada a su medida». En el caso de 'Perfectos desconocidos', los productores plantaron una campaña en tres actos. El primero, el arranque y la lucha a muerte con la nueva pieza de orfebrería de Disney-Pixar, 'Coco'. El segundo, haber cogido carrerilla suficiente para enfrentarse a otro poderoso enemigo estadounidense: 'Star Wars: Los últimos Jedis' (15 de diciembre). El tercero, el mantenimiento. «Tengo que reconocer que tenía mis dudas respecto a la fecha de estreno. Ahora me río cuando Vasile me dijo que tenía que aprender a confiar más en mi mismo», sonríe De La Iglesia. 

 


EL REPARTO

Actores solventes 

Gran parte del mérito de 'Perfectos desconocidos' se debe a sus protagonistas: Belén Rueda, Eduard Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Eduardo Noriega, Dafne Fernández y Pepón Nieto. Todos están perfectos. «Teníamos fe ciega en Álex de la Iglesia. Él es uno de los grandes directores de España y, efectivamente, aquí ha sacado oro al equipo», resume Barrois.

Álex de la Iglesia. / JUAN MANUEL PRATS

El cineasta bilbaíno explica que el hecho de que el filme narre una cena en un espacio único (una casa) hizo que los actores estuvieran «muy dentro del filme, muy conectados, muy en equipo». Esa magia se nota en pantalla y los espectadores son conscientes. No hay ningún actor que esté de paso, todos están perfectamente integrados en la trama.

 


PELÍCULA ABIERTA

Todo fluye bien 

«Me siento útil, acogido. La gente me felicita por la calle y eso me da la vida. Hacemos cine para que la gente vea nuestras películas». Álex de la Iglesia reconoce que ha tratado de ser generoso con el público y esgrime el concepto película abierta. «Es importante que los cineastas hablemos claro, nos expliquemos bien, que contemos una historia con las ideas ordenadas». El realizador sostiene que convertir el terror en comedia es otro de los puntos fuertes del filme. «Todo lo contamos con clave cómica y eso es muy interesante para el público». 

Noticias relacionadas

Jordi Costa alaba la «buena mano» de De la Iglesia y asegura que estamos delante de un filme eficaz. «Todo fluye bien y los movimientos de cámara están siempre al servicio del espectador. La profesionalidad es palpable», destaca. Ahora bien, el profesor y crítico de cine echa de menos la transgresión y el riesgo de otros filmes del cineasta vasco. «'Perfectos desconocidos' está muy bien, pero no deja la huella de 'El día de la bestia'. Personalmente, me divertí más con 'Las brujas de Zugarramurdi'», concluye el profesor, que sí se rinde ante el cine más provocador que De La Iglesias está realizando como productor. Por ejemplo, 'Pieles', el revolucionario debut en la dirección del actor Eduardo Casanova.