POR EL REGRESO DE 'LOS VIGILANTES DE LA PLAYA'

Guía rápida para volver a los años 90

Llega la adaptación al cine de la teleserie más inexplicablemente célebre de los años 90, la protagonizada por David Hasselhoff y Pamela Anderson. Pero, ¿qué tendrá esa década que no podemos dejar de fingir que vivimos en ella?

Fotograma de la adaptación al cine de la serie ’Los vigilantes de la playa’.

Fotograma de la adaptación al cine de la serie ’Los vigilantes de la playa’.

5
Se lee en minutos
Nando Salvà

Lo crea usted o no, la nostalgia solía considerarse una enfermedad. Un médico suizo llamado Johannes Hofer acuñó el término a finales del siglo XVII para describir lo que consideraba una anomalía cerebral, causante de ansiedad, insomnio, arritmia cardíaca y desórdenes alimentarios. En el siglo XXI, en cambio, la nostalgia es el motor de la cultura popular: hace un tiempo no podíamos dejar de pensar en los años 80 y ahora, en virtud de la aritmética básica, nos obsesionan los 90.

El presente, afrontémoslo, da bastante pena. Es normal que nos refugiemos en esos buenos tiempos en los que la vida era tan cómoda como un par de botas Doc Martens y una camisa de franela y en los que por la tele salían muchachas con curvas muy grandes y bañadores muy pequeños que corrían por la playa a cámara lenta huyendo del torso peludo de David Hasselhoff. El estreno de 'Baywatch', versión cinematográfica de la teleserie 'Los vigilantes de la playa', es una ocasión perfecta para repasar las mil formas que han encontrado los 90 de volver a nuestras vidas.

CINE Y TELEVISIÓN

'Revivalismo'

Conste que a estas alturas Los vigilantes de la playa solo le importa a David Hasselhoff y quizá a las cadenas televisivas de Europa del Este que aún la emiten. Cierto que aquella serie se emitió durante 11 temporadas en más de 140 países y que obtuvo audiencias monstruosas, pero en todo caso lo que explica el remake que ahora se estrena no es eso sino el revivalismo que impera en la ficción moderna.

En lo que va de año, por ejemplo, hemos visto estrenarse la secuela de 'Trainspotting' (1996), los 'remakes' de 'La bella y la bestia' (1991) y 'Ghost in the shell' (1996) y la versión cinematográfica de la teleserie 'Power Rangers', que vio la luz en 1993. Y hemos asistido a la rehabilitación artística de Winona Ryder, quizá la actriz más emblemática de los 90, gracias a la teleserie 'Stranger things'. En los próximos meses, asimismo, aterrizarán en los cines la adaptación a la pantalla grande de 'It' (1990), célebre miniserie sobre un payaso asesino de niños, y el 'remake' 'Jumanji' (fotograma), que tiene echando chispas a los fans del original de 1995. Podemos esperar su llegada viendo por la tele la extraordinaria tercera temporada de 'Twin Peaks'. La segunda, recordemos, se emitió en 1991.

MODA

'Crop tops' y 'track pants'

La estética noventera volvió a estar en boga hace dos años, y ahí sigue. La promocionan fashionistas como Kendall Jenner y Gigi Hadid y, en general, toda 'chica Tumblr' que se precie; cuelga de las perchas de tiendas como Topshop Urban Outfitters; ha sido inspiración de marcas emergentes como Caitlin Price, que tomó como referente la cultura 'rave', o Marques' Almeida, en parte responsables de que lo 'grunge' sea lo más otra vez.

También vuelven a ser cool los 'crop tops', los vaqueros de cintura alta, los vestidos de flores y los 'chokers' o gargantillas. El pintalabios de tono marrón y los peinados de colores -en especial el 'pixie' de platino, que entre otras lucen Kristen Stewart Zoe Kravitz- arrasan en Instagram. Las chaquetas 'bomber' (foto) se venden como churros. Las hombreras han vuelto a las pasarelas, y la culpa la tiene Balenciaga. Y la testaruda permanencia de las Spice Girls en la cultura popular ha traído de regreso tanto las sandalias de plataforma como los 'track pants' -pantalones de chándal de toda la vida—, que en su día popularizó Mel C. y recientemente han protagonizado la colección Fenty by Rihanna de Puma.

MÚSICA

Kurt Cobain y Oasis

El 'grunge' no fue solo un 'look' desaliñado sino sobre todo un género musical, y también vuelve. En parte para celebrar que Kurt Cobain habría cumplido 50 años en 2017, y en parte para homenajear al cantante Chris Cornell, recientemente fallecido, los conciertos de tributo al sonido que popularizaron bandas como Nirvana, Soundgarden o Alice in Chains llevan medio año celebrándose por todo Estados Unidos. A lo largo de ese tiempo, asimismo, los californianos Guns N' Roses (foto) han recorrido el mundo a bordo de 'Not in this lifetime', la publicitada gira de reencuentro que hace solo unos días los llevó a Bilbao primero y a Madrid, después.

Algo más desapercibido ha pasado el primer disco publicado por The Jesus & Mary Chain en dos décadas, 'Damage & Joy', y eso se entiende al escucharlo -¿hacía falta volver para esto?-. En todo caso, los británicos estarán presentándolo a mediados del mes que viene en el Festival de Benicàssim. Allí se encontrarán con otro icono sonoro de los 90, Liam Gallagher, que hace unos días publicó el 'single' de adelanto del que será su primer álbum en solitario, As you were.

En todo caso, para muchos, el reencuentro más sonado de 2017 es otro: 23 años después de separarse, Los Manolos publicaron recientemente 'Manolos suban al escenario' -en clara alusión a su papel en la impresionante fiesta que fueron los Juegos de Barcelona-, un disco de nuevas versiones de sus grandes éxitos rumberos. El mundo lo estaba pidiendo.

TECNOLOGÍA

El regreso del casete

Cuando el año pasado la 'app' 'Pokémon Go' hizo que millones de personas supuestamente normales invadieran las calles para cazar monstruitos, los más cínicos pensaron para sí mismos: «¿Qué será lo próximo? ¿El tamagotchi?». Dicho y hecho. La dichosa maquinita con forma de huevo, que nos permite dar de comer a una mascota virtual y dormirla y ayudarla a hacer popó, vuelve a fabricarse desde el pasado abril, dos décadas después de irrumpir en el mercado para contribuir un poquito a la idiotez.

También de Japón han llegado otras dos tecnologías viejas que vuelven a ser nuevas. Nokia (foto) trae de regreso su teléfono 3310, famoso porque su batería no se agotaba nunca y porque aguantaba las más aparatosas caídas sin inmutarse; y Panasonic ha vuelto a comercializar su tocadiscos SL-1200, perfecto para quien tenga 4.000 euros gastables.

Noticias relacionadas

Asimismo ya ha visto la luz la nueva cámara Super 8 de Kodak, convenientemente adaptada al mundo digital; y el año que viene saldrá al mercado Elbow, un nuevo modelo de reproductor de casetes. Inexplicablemente, el rudimentario formato de audio vuelve a estar de moda: el año pasado sus ventas se incrementaron un 75% en Estados Unidos, y recientemente grupos como Metallica The Flaming Lips han publicado en casete ediciones limitadas. Tiene guasa que ahora que tenemos a nuestro alcance la tecnología del futuro nos empeñemos en recuperar la del pasado.