Somos siete millones

1
Se lee en minutos
Daniel Santos

Este es el número de ciudadanos europeos que trabajamos en la UE pero fuera de nuestro país de origen. Yo trabajo y vivo en Budapest, pero también he estado trabajando o estudiando en Alemania, Reino Unido y Holanda. Ningún partido ni sindicato nos representa. Partidos antieuropeístas como el Frente Nacional francés o el Partido de la Libertad holandés son una amenaza para nuestro estilo de vida europeo, pero nadie se lo echa en cara ni defiende nuestros intereses.

Tenemos exigencias concretas. Se refieren a derechos básicos como pérdida del acceso directo a la seguridad social en nuestro país de origen, en el que ya no cotizamos pero adonde vamos con frecuencia. Queremos unidad y claridad para cobrar la prestación por desempleo y para el cálculo de la pensión de jubilación. Por ejemplo, si hemos trabajado en varios países no sabemos cómo se van a contabilizar esos años, tanto para la pensión de jubilación como la de paro. Debemos acabar con los acuerdos bilaterales y acordar un marco común europeo de normas laborales.

Las empresas de telefonía móvil han estado jugando con nosotros aplicándonos la injusta tasa roaming. Exigimos que se acelere el proceso en marcha y que se elimine el roaming, contrario al espíritu de la UE.

Asociaciones como European Working Citizens llevamos estos temas al debate público, y nos gustaría que se tuvieran en cuenta durante la campaña electoral y posteriormente durante la toma de decisiones.

Noticias relacionadas

La UE avanza imparable hacia una unión financiera y bancaria en la que los gastos de financiación públicos o de una empresa o persona sean los mismos en toda Europa. ¡Exigimos que la unidad financiera vaya acompañada de unidad social!

Queremos que se garanticen nuestros derechos en el país de origen y en el de acogida. Unidad en los derechos laborales, acceso normal a la sanidad pública, claridad y unidad en las prestaciones sociales por desempleo y pensión de jubilación.