Nuevas concesiones

Los comerciantes del mercado de Sant Ildefons de Cornellà se muestran preocupados por la continuidad de las paradas

Denuncian que el Ayuntamiento quiere renovar las concesiones con unas condiciones "inasumibles" para la mayoría

Protesta ante el Ayuntamiento de Cornellà de los paradistas del mercado de Sant Ildefons

Protesta ante el Ayuntamiento de Cornellà de los paradistas del mercado de Sant Ildefons / ACN

2
Se lee en minutos
ACN / El Periódico

Paradistas y trabajadores del mercado de Sant Ildefons de Cornellà (Baix Llobregat) reclaman la continuidad del actual modelo de mercado y de sus comerciantes. Los trabajadores y paradistas protestaron ante el Ayuntamiento hace dos semanas para denunciar que el consistorio quiere sacar a subasta las paradas con unas condiciones "inasumibles" y sin ninguna preferencia por los actuales comerciantes, muchos de ellos con tienda en el mercado desde su construcción el 1971.

Vicente Rambla, vicepresidente de la asociación de vendedores, lamenta lo que él considera una falta de “voluntad política” por parte de los responsables municipales, a los que acusa de no escuchar sus propuestas "Llevamos mucho tiempo intentando negociar una solución con el consistorio, pero no hay manera".

El lunes que viene es la fecha límite para presentar la documentación para optar a la concesión y algunos de los propietarios de las paradas no saben si podrán seguir con el volumen de negocio que tenían hasta ahora, "todo está en el aire" declaró Rambla.

Condiciones

Las condiciones de las nuevas concesiones, aprobadas el pasado mes de julio, fijan un precio mensual de 8,19 euros el metro cuadrado de parada, muy similar al de otros mercados. La discrepancia radica en los 12.000 euros que deberán pagar por cada almacén o trastero, el 70% de los cuales se deberán adelantar los primeros 4 o 5 años. "El precio de la parada es lógico, pero hacer pagar 12.000 euros por un almacén que no vale más de 3.000 o 4.000 euros y en tan poco tiempo nos pone contra las cuerdas", explica Vicente Rambla.

Rambla recuerda que muchos de los comerciantes tienen varios almacenes y trasteros, lo que les obliga a avanzar un dinero que "no tienen". Apunta también que muchos propietarios se acercan a la jubilación y que no podrán de ninguna manera asumir el gasto que los conllevaría renovar la concesión por pocos años. Vicente Rambla acusa al consistorio de hacer que “la gente que lleva aquí desde siempre esté yéndose”.

Otro de los puntos que también ha encendido los ánimos es que los actuales propietarios no tendrán preferencia a la hora de renovar las concesiones. Para Rambla las protestas son el “último cartucho” de los trabajadores y empresarios del mercado para negociar.

Ayuntamiento

En declaraciones a este diario el Teniente de alcalde de Política Territorial y Espacio Público, Antonio Martínez-Flor, matiza que “de las 102 paradas, 59 no tienen almacenes” así que el nuevo precio afecta a una “minoría de paradas” con muchos almacenes que pueden renunciar a los que consideren y equilibrar así la ocupación de estos entre todas las paradas.

Noticias relacionadas

Desde el consistorio también aclaran que “los que están dentro no pueden tener ningún derecho preferente” y que, por ley, el Ayuntamiento no puede priorizar que los comerciantes que hay ahora permanezcan en sus paradas con la nueva concesión. Martínez-Flor declara que desde el consistorio la voluntad principal es que “el mercado tenga un buen funcionamiento”.

Más noticias de Cornellà en la edición local de EL PERIÓDICO

Temas

Mercados