Claves para vivir mejor la menopausia

La Fundación Corachan celebra la primera edición de su jornada ‘Cuídate, mujer’, un espacio divulgativo dedicado a la salud más allá de los 45 años

Claves para vivir mejor la menopausia
4
Se lee en minutos
Carme Escales
Carme Escales

Periodista

ver +

La disminución de la producción de estrógenos y progesterona en el cuerpo de una mujer, que se suele iniciar entre los 45 y los 55 años, con la menopausia, supone cambios que, con la información adecuada, se pueden sobrellevar muy bien. Una vivencia en positivo de esta etapa en la salud femenina es la propuesta de la primera de las Jornadas Cuídate, Mujer que la Fundación Corachan dedica a la salud femenina a partir de los 45 años.

Los ginecólogos Andrea Gascón y Lluís Amat, la psicóloga Raquel Roizner y la sexóloga Raquel Campos fueron los ponentes de la jornada. Tras su inauguración, a cargo del director asistencial de Clínica Corachan, Ferran Cachadiña, los especialistas en salud abordaron temas de gran interés vinculados a la menopausia, como el porqué de algunos de los principales cambios que conlleva, cómo se presentan y de qué manera pueden abordarse.

 Andrea Gascón, ginecóloga del Instituto Cortadellas y miembro de Corachan Dona introdujo el modo en cómo aparecen los primeros síntomas de la menopausia, en la denominada perimenopausia y cómo adaptarse de manera proactiva para disminuir su impacto en la salud. Gascón repasó los síntomas más frecuentes, como los sofocos, las alteraciones del sueño y la sequedad vaginal, el mayor riesgo de sufrir osteooporosis y las alteraciones en el sistema cardiovascular –aumento de tensión y colesterol-. Y además de exponer recomendaciones para prevenirlo, como no fumar ni tomar bebidas alcohólicas y llevar una dieta rica en omega tres, calcio y magnesio entre otros refuerzos, aconsejó realizar ejercicio físico.

 

Terapia hormonal substitutiva

 

La ginecóloga presentó la terapia hormonal substitutiva, es decir, la aportación de estrógenos y progesterona con pastillas, parches o cremas, recomendada para casos de alta intensidad de los síntomas o menopausia precoz, antes de los 45 años. Habló de su efecto protector de los huesos y de estudios que relacionan esta terapia con cierta reducción del riesgo de padecer Alzheimer. No son –dijo- candidatas a ella mujeres con antecedentes de trombosis, lupus eritematoso sistémico, enfermedades del hígado o cáncer de mama o de endometrio.

Sobre el manejo de los problemas del suelo pélvico habló el ginecólogo Lluís Amat, que aconsejó los ejercicios de Kegel –intentar cortar la micción o cerrar todos los orificios genitales- para fortalecer esta musculatura y mantener así fuertes las estructuras óseas, musculares o ligamentosas que sostienen el útero, el recto, la vejiga, la vagina y la uretra, y que capacitan para mantener relaciones sexuales y la continencia urinaria. También recomendó el mantenimiento de una dieta correcta para evitar el sobrepeso, el deporte de forma periódica, con yoga, Pilates, bicicleta o natación como actividades más indicadas, evitar tabaquismo y controlar el estreñimiento comiendo mucha fibra e hidratándose bien.

La consulta al ginecólogo confirmará si el tratamiento conservador para este tipo de problemas es suficiente o si hay que recurrir a alternativas quirúrgicas para salvaguardar la funcionalidad del suelo pélvico.

 

Sacar buen partido a la nueva etapa

 

Se trata de disfrutar de una buena calidad de vida, y eso pasa también por la predisposición mental a adaptarse de la mejor manera a los cambios y sacar partido a la nueva etapa vital. Empezando por considerarla una etapa más, y tal como afirmó en su intervención la psicóloga clínica de Clínica Corachan Raquel Roizner es un buen momento para “hacer una revisión de vida y un repaso al cumplimiento de propósitos vitales”. Entender el envejecimiento como parte de la vida también es clave, como lo es también saber aprovechar las ventajas de esa edad madura, que son: la experiencia, tener más recursos para gestionar situaciones que se nos plantean, la posibilidad de realizar actividades que dejamos aparcadas o reinventarse, siempre conscientes de que nunca es tarde para hacer aquello que nos pueda hacer feliz.


/

Noticias relacionadas

Poder acudir a la consulta de un profesional de la psicología y que nos explique en qué consiste esta etapa para entender mucho mejor el momento ayudará. También integrar como algo muy cierto que “ser atractivas no solo es algo físico, una mirada, una sonrisa, nuestra manera de ser, también. Contamos con atractivos externos e internos, por ello es fundamental aprender a cuidarnos y a querernos”.

La aportación final a la jornada la hizo la sexóloga Raquel Campos, que advirtió que los consejos sobre sexualidad no son válidos para todas las mujeres. Cada una –dijo- tiene su historia y su momento, pero quiso remarcar que “somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos”. Con ello desmontaba el mito del fin de la sexualidad con la falta de estrógenos. “Lo único que cambia es cómo vivimos esa sexualidad”, apuntó. Y en cuanto a problemas de dolor que sí pueden aparecer, durante la penetración, a causa del cambio hormonal y la sequedad y menos elasticidad vaginal, la sexóloga precisó la idoneidad de múltiples soluciones como lubricantes, tratamientos hormonales o terapias regenerativas con laser o plasma, entre otras medidas. Campos cerró su intervención recordando que el objetivo de la sexualidad no es el coito ni la penetración, sino el placer, la comunicación e intimidad con la pareja, y que hablar de sexualidad y desmitificarla es importante. Como seres sexuados, “contamos con esa herramienta tan fácil de gratificación que nuestro cuerpo nos da, y hay que aprovecharla”.