RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

La Generalitat retirará el monumento franquista de Tortosa el verano que viene

El desmantelamiento de la escultura ubicada en medio del río Ebro tendrá un coste de 200.000 euros

Visita del general Franco a Tortosa, izquierda. Fosa común en Salomó (Tarragonès), derecha.

Visita del general Franco a Tortosa, izquierda. Fosa común en Salomó (Tarragonès), derecha. / Departament de Justícia

Se lee en minutos

La Generalitat ha puesto en marcha la cuenta atrás para retirar el monumento franquista de Tortosa (Baix Ebre) ubicado en medio del río Ebro. El Departament de Justícia solicitó el pasado noviembre la licencia de obras al Ajuntament de Tortosa y el permiso para acceder al río en la Confederació Hidrogràfica de l’Ebre (CHE). Si estos trámites se resuelven en los plazos previstos, las obras de desmantelamiento podrían solicitarse en enero y adjudicarse en marzo. En este caso, los trabajos podrían comenzar en verano del 2021. El coste será de unos 200.000 euros. 

Inaugurado por Franco en honor a los vencedores de la Batalla del Ebro 

El monumento es obra del escultor Lluís Maria Saumells y lo inauguró el 21 de junio de 1966 el general Franco. Se construyó para conmemorar la victoria franquista en la Batalla del Ebro, donde murieron más de 30.000 soldados. Originariamente se denominó 'Monumento en honor al glorioso ejército vencedor de la Batalla del Ebro'. Costó unos 4 millones y medio de pesetas y fue financiado por el gobierno civil de Tarragona, la Falange y a través de una recaudación –supuestamente voluntaria y popular– que se hizo en diferentes municipios tarraconenses. 

Tiene una altura de 45 metros, contando las dos pirámides de hierro y el pedestal. La pirámide más baja, de 16 metros, está coronada por una águila de hierro de dos metros de envergadura. La otra pirámide, de 26,5 metros, tiene en la parte frontal la cruz de Sant Jaume en homenaje al ejército rebelde y, en el dorso, una cruz de Cristo de 12 metros de altura. 

La obra está coronada por una estatua de bronce, de 5,30 metros de altura y 2 toneladas de peso, que representa un combatiente con el brazo levantado, con el cual sostiene una estrella. El tronco del monumento muestra diferentes grietas que representan marcas de metralla, y que progresivamente se van convirtiendo en cruces y vitrales de colores. 

Desmontaje con grúa y el método del oxicorte

El pasado 20 de noviembre, el Departament de Justícia inició la licitación de un estudio geotécnico para asegurarse que el lecho fluvial aguanta el peso de una grúa de 300 toneladas, con un brazo extensible de hasta 80 metros de longitud. La grúa necesita un radio de giro de 44 metros y debe ser capaz de levantar 7 toneladas. Con este vehículo, la dirección de la obra podrá retirar los diferentes segmentos del monumento y el resto de esculturas que lo componen. 

El proyecto de ejecución prevé instalar un andamio de 36 metros de altura alrededor del monumento, que se levantará desde la base del pedestal. Los operarios treparán encima del andamio e irán segmentando la obra a trozos, de arriba a abajo. Lo harán con el método del oxicorte, que consiste en seccionar el hierro a una temperatura de 800 grados, con una mezcla de oxígeno y gas propano aplicada a alta presión. El andamio se irá desmontando a medida que las dos pirámides de hierro pierdan altura. El pedestal, que es un pilar del antiguo Pont de la Cinta, se mantendrá, pero sin la inscripción que hay actualmente: “A los combatientes que hallaron gloria en la Batalla del Ebro”. 

Presentación del desmontaje.

/ Departament de Justícia

Los elementos escultóricos se irán retirando íntegramente, sin dañarlos y se guardarán en alguno de los depósitos que la Generalitat tiene en el territorio. Las obras durarán unas tres semanas, contando la instalación de la grúa, el montaje del andamio y la segmentación por oxicorte. 

Te puede interesar

El pedestal vacío

La Direcció General de Memòria Democràtica no construirá ninguna obra encima del pedestal del antiguo Pont de la Cinta una vez se haya retirado el monumento franquista. Con todo, un grupo de trabajo estudiará las fórmulas más adecuadas para dejar constancia que en ese punto hubo un monumento franquista alzado durante casi 60 años.