Objetivo: reducir a la mitad las muertes por accidentes de tráfico

Objetivo: reducir a la mitad las muertes por accidentes de tráfico

Xavi Datzira | 13 noviembre 2020

La celebración hoy del Día Mundial en Memoria de las Víctimas de Tráfico impulsa a recordar a la víctimas, apoyar a los supervivientes y, sobre todo, a tomar medidas efectivas para reducir un 50% el número de accidentes en todo el mundo

Cada 24 segundos se produce en accidente mortal en una carretera en el mundo, y esto también representa una auténtica pandemia contra la que luchar. Por eso, hoy se celebra el Día Mundial en Memoria de las Víctimas de Tráfico de la mano de la United Nations Road Safety Collaboration con un lema bien claro: ‘Recordar a los que han muerto, apoyar a los que han sobrevivido y pasar a la acción para salvar vidas’. Para ello se ha puesto en marcha una página web global para que las familias “conmemoren a todas las personas fallecidas y heridas de gravedad en las calles y carreteras, la sociedad reconozca el trabajo crucial de los servicios de emergencia o abogar por un mejor apoyo a las víctimas de tráfico y sus familias”.

Aunque el principal objetivo es poner las medidas necesarias para rebajar la mortalidad al 50% de las cifras actuales, en una meta consensuada a nivel internacional. Para ello, ya hay en marcha distintas iniciativas: la declaración del segundo Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2021 – 2030 por parte de la ONU, las nuevas directrices de la Unión Europea o el programa Rights of Way de la Fundación Abertis y Unicef.

Nuevas medidas en España

Nuevas medidas en EspañaNo hay duda que se han hecho muchas cosas bien hasta ahora. En España, durante el 2019 se produjo el mínimo histórico de muertes en carretera, con 1.098 fallecidos, en un contexto además de incremento de la movilidad. Una cifra que no deja de ser agridulce, porque el objetivo es que no se produzca ningún fallecimiento. Hasta la fecha, 2015 era el año con menos siniestros mortales en las carreteras, concretamente se registraron 1.131 fallecidos, pero con 50 millones menos de desplazamientos y 1 millón menos de conductores. Así que la cifra del 2019 se puede considerar muy positiva.

Nudo de comunicaciones en la entrada de Barcelona.

Esto no quiere decir que no se tengan que poner en marcha nuevas medidas, como las que acaba de presentar el Gobierno español. A partir de ahora se elevan los puntos que restan en el carnet por usar el móvil al volante (de 3 a 6), por no llevar el cinturón de seguridad (de 3 a 4) y por activar detectores de radares (3 puntos y 500 euros de multa). Estas, y otras regulaciones más pensadas expresamente para la ciudad, persiguen el objetivo de reducir la siniestralidad un 50% en la misma línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y las previsiones europeas.

Desigualdad en las carreteras

Desigualdad en las carreterasSi en los países avanzados se están produciendo mejoras significativas en materia de seguridad vial, no sucede lo mismo en las zonas en vías de desarrollo o con graves problemas de desigualdad social. Y esta es una de las grandes cuentas pendientes. En los estados con altos ingresos se concentran el 40% de vehículos de todo el mundo y un 7% de los accidentes mortales. En los países con bajos ingresos, solamente tiene el 1% de vehículos, pero el 13% de las muertes, según los datos de la Organización Mundial de la Salud. En la Unión Europea, las víctimas mortales a causa de accidentes de tráfico disminuyeron un 23% de media, si bien existe una diferencia significativa entre los distintos estados. Si en Suecia se produjeron 22 fallecidos por cada millón de habitantes, en Rumanía fue de 96 fallecidos por millón.

Teniendo en cuenta que la seguridad vial (o la falta de ella) es un síntoma de la desigualdad económica, social y cultural, la ONU ha decidido renovar el Decenio de Acción para la Seguridad Vial y alargarlo hasta el 2030. “En este Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico hacemos un llamamiento a todos para ‘Recordar. Apoyar. Tomar medidas’. Estoy plenamente convencido del potencial del nuevo decenio para salvar vidas. La covid-19  ha causado estragos en la humanidad; y a la vez, nos ofrece la oportunidad de reconstruir para mejorar”, asegura el doctor Etienne Krug, presidente del Grupo de Colaboración de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial.

Objetivo global para el 2030

Objetivo global para el 2030Tras la Tercera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial, celebrada a finales de febrero en Estocolmo, los participantes (ministros, altos funcionarios y representantes de la sociedad civil) exhoraron a todos los países miembros a reducir las muertes por accidentes de tráfico en al menos un 50 % entre 2020 y 2030. “Expresamos nuestra gran preocupación por el hecho de que los accidentes de tráfico matan a más de 1,35 millones de personas cada año, produciéndose más del 90 % de estas muertes en países de bajos y medianos ingresos. Las proyecciones de hasta 500 millones de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en todo el mundo entre 2020 y 2030 constituyen una epidemia y una crisis que pueden prevenirse y evitar”, aseguran en la llamada Declaración de Estocolmo.

Para ello, proponen diferentes medidas de acción:

⇒ Incluir la seguridad vial y un enfoque de sistemas seguros como elemento integral del diseño de las calles y la planificación del sistema de transporte.

⇒ Acelerar el cambio hacia modos de transporte más seguros, limpios, eficientes energéticamente y asequibles, y promover mayores niveles de actividad física.

⇒ Fomentar e incentivar el desarrollo, la aplicación y el despliegue de tecnologías existentes y futuras, desde la prevención de accidentes hasta la respuesta de emergencia y la atención de traumas, prestando especial atención a las necesidades de seguridad de los usuarios de la carretera que son los más vulnerables.

Una autopista, de noche.

⇒ Asegurar el acceso oportuno a servicios de atención médica de emergencia y a largo plazo de alta calidad para los heridos.

⇒ Mantener el enfoque en la gestión de la velocidad, incluido el fortalecimiento de la aplicación de la ley para evitar el exceso de velocidad, y exigir una velocidad máxima de 30 km/h en zonas donde los usuarios vulnerables de la carretera y los vehículos se mezclan de forma frecuente.

- Asegurar que todos los vehículos producidos y vendidos para cada mercado para 2030 estén equipados con los niveles adecuados de seguridad.

⇒ Fomentar una mayor inversión en seguridad vial, reconociendo las altas tasas de retorno de los proyectos y programas de prevención de lesiones en carretera y la necesidad de ampliar las actividades para cumplir con los ODS relacionados con la seguridad vial.

Acciones concretas de Fundación Abertis y Unicef

Acciones concretas de Fundación Abertis y UnicefLas declaraciones suelen marcar unos planes de acción generales, pero luego hay que ir a proyectos concretos para observar cómo se ponen en marcha la propuestas sobre el terreno. Es el caso de proyecto Rights of Way de la Fundación Abertis y Unicef que se está desarrollando desde el 2017 en Jamaica y Filipinas y, recientemente se ha incorporado Brasil. En todos los casos, el objetivo es promover acciones que contribuyan a asegurar una mayor seguridad vial y reducir así el impacto de los accidentes de tráfico en niños, que representan la primera causa de mortalidad infantil en el mundo. En el caso del país latinoamericano, donde el proyecto recibe el nombre de Geraçao que Move, este año se ha añadido una nueva misión mediante el uso de las redes sociales o el reparto de 'kits 'higiénicos: sensibilizar sobre las medidas de protección contra la covid-19.

El programa brasileño se centra en zonas de alta vulnerabilidad de São Paulo y Rio de Janeiro. En ambas ciudades (las dos mayores del país), niños y adolescentes se enfrentan a diario a la falta de opciones seguras de transporte, lo que les lleva a sufrir discriminación, violencia y mala información. Asimismo, habitualmente también se encuentran problemas infraestructurales, como la falta de aceras, alumbrado insuficiente o la inexistencia de zonas de velocidad reducida. Geraçao que Move ha involucrado hasta el momento a 150 adolescentes para colaborar con el diagnóstico y mapeo de los problemas que encuentran a diario para llegar al colegio, acceder a los centros de salud y, en general, moverse en su vida diaria. A través de diversos talleres, se están diseñando una serie de planes de trabajo con soluciones que, una vez implementadas, podrán llegar a mejorar la vida de cerca de 4.000 personas.

Rio de Janiero, una de las ciudades donde está en marcha el proyecto Geraçao que Move.

“Esta iniciativa es una prueba del éxito de la alianza que mantienen Abertis y Unicef para combatir los accidentes de tráfico en los niños de todo el mundo, y una muestra del claro compromiso del grupo, junto con sus accionistas y empleados, con el esfuerzo para combatir esta lacra”, señala Georgina Flamme, directora de la Fundación Abertis. La iniciativa también cuenta con una estrategia de comunicación y sensibilización en ambas ciudades mediante exposiciones y campañas de concienciación que, gracias a la difusión de las redes sociales, podrían alcanzar a un millón de personas. “Gracias a esta alianza con Abertis estamos mejorando las infraestructuras y aumentando la concienciación de conductores y peatones para reducir el impacto de los accidentes de tráfico en los niños”, concluye Javier Martos, director ejecutivo de Unicef Comité Español.

Acciones, toda ellas, que persiguen el mismo objetivo de reducir a la mitad los accidentes de tráfico mortales en todo el mundo y, una vez conseguido, seguir avanzando hacia las cero muertes en la carretera. Algo que adquiere más valor que nunca hoy, Día Mundial en Recuerdo de los Accidentes de Tráfico, que busca ofrecer un espacio de memoria a aquellos que perdieron la vida a causa de un accidente, pero también proponer medidas directas para que esto no vuelva a suceder.