27 oct 2020

Ir a contenido

CIUTAT VELLA

Una tienda de ropa antigua del Gòtic facilitó vestidos para 'Titanic'

Dos hermanas tiran adelante un negocio que nació para dar salida al armario de las abuelas

Anna Rocasalva

Retro 8Una clienta se prueba un sombrero de época.

Retro 8Una clienta se prueba un sombrero de época. / LUAY ALBASHA

Visitar ciertos comercios tradicionales del Gòtic es asistir a la crónica de una muerte anunciada. Por suerte para los románticos, existe un lugar de ensueño llamado L'Arca (Banys Nous, 20), una meca para los amantes de las antigüedades textiles, que ha conseguido posicionarse con un producto que sobrevive al paso del tiempo y las tendencias.

En una antigua cuadra medieval, esta tienda de ropa vintage está decorada con gran exquisitez. En ella coexisten varios ambientes a medio camino entre un tocador modernista burgués, una fiesta al estilo El gran Gatsby y un exótico salón de té japonés.

L'Arca es un negocio familiar regentado por las hermanas Carmina Pairet y Nina Balmes, anticuaria textil y diseñadora, respectivamente. Pero su madre, Carmina Viñas, fue la artífice de todo. Procedente de una familia de anticuarios, de joven descubrió que las cortinas isabelinas y modernistas de ricas casas alemanas se convertían en trapos para limpiar coches en Barcelona. Y vio en las antigüedades textiles un negocio potencial."Ella fue una pionera del vintage -explica Pairet, orgullosa- Y tras vivir en París y ver cómo se valoraba la ropa de segunda mano, creó la tienda en el 1978".

Novia romántica

Cuarenta años más tarde, sus hijas se han especializado en el mundo de la novia. La suya es una novia boho chic, muy romántica, que quiere un vestido singular, hecho a mano y personalizado."Lo hacemos readaptando ropa de principios de siglo", comenta Balmes, mostrando un etéreo vestido modernista."Y creamos nuevas piezas a partir de telas antiguas o diseñamos un vestido nuevo pero de estilo vintage".

En la boutique también se pueden adquirir genuinos kimonos de seda y reproducciones de vestidos de los años 20, para sentirse como una auténtica chica flapper bailando charleston."Confeccionamos reproducciones porque son más resistentes y asequibles. Y los vestidos originales, que también vendemos, son prácticamente una pieza de museo", aclara Pairet.

Ajuares emocionales

Auténtica 100% fue la colección de fiesta que apareció en Titanic y que Viñas vendió sin saber que formaría parte de la oscarizada película."Los vestidos eran del ajuar de dos hermanas ancianas que lo vendieron al perder la esperanza de casarse -explica Balmes- y cuando mi madre les contó lo de Titanic se emocionaron muchísimo".

«Y es que cuando adquirimos cosas como los ajuares te das cuenta de su alto contenido emocional", asiente Pairet. De ahí el nombre de la tienda, porque el arca era el cofre donde se guardaba el ajuar, patrimonio textil de las novias para iniciar su nueva familia.