Ir a contenido

Condenada a la extinción

Muere la última hembra de tortuga gigante de caparazón blando del Yangtzé

El ejemplar, de más de 90 años, falleció después de un intento de inseminación artificial

El Periódico

Fotografia realizada el 6 de mayo del 2015 que muestra una tortuga del Yangtsé en el barro en su recinto en el zoo de Suzhou en China.

Fotografia realizada el 6 de mayo del 2015 que muestra una tortuga del Yangtsé en el barro en su recinto en el zoo de Suzhou en China. / Efe

La tortuga gigante de caparazón blando del Yangtzé, una especie muy rara que lleva muchísimos años en peligro de extinción, está ya a punto de desaparecer.  La última hembra que quedaba de cuatro ejemplares ha muerto en China, según medios estatales, lo que potencialmente condena a la especie a la extinción.

La tortuga hembra, que se cree que tenía más de 90 años, murió el sábado más de 24 horas después de que personal local, junto con expertos internacionales, intentara inseminarla artificialmente, informó el periódico local 'Suzhou Daily' y recoge la CNN.

Según este medio la muerte no se debió a complicaciones por el intento de inseminación artificial, aunque este punto será determinado tras los resultados de la una autopsia para determinar la causa de su fallecimiento.

Los encargados trataron de reanimarla durante 24 horas y extrajeron su tejido ovárico para guardarlo en nitrógeno líquido con el objetivo de seguir intentando salvar a la especie en el futuro.

La especie -cuyo nombre científico es Rafetus swinhoei- es una de las tortugas de agua dulce más grandes, puede vivir más de 160 años y tener de dos a tres camadas cada año.

La organización Wildlife Conservations Society considera que la tortuga gigante de caparazón blando del Yangtzé es la especie de tortuga en peligro de extinción en mayor riesgo en el mundo, y su desaparición se debe a la caza y a la destrucción de su hábitat. Ahora, solo quedan tres en el mundo.