Ir a contenido

Manipulación genética

Las claves de la 'edición genética' de bebés con la técnica CRISPR

Preguntas y respuestas sobre el polémico experimento con dos gemelas chinas efectuado por He Jiankui

Michele Catanzaro

Dos investigadores chinos, antiguos colaboradores de He Jiankui, observan unos embriones en una pantalla.

Dos investigadores chinos, antiguos colaboradores de He Jiankui, observan unos embriones en una pantalla. / AP / MARK SCHIEFELBEIN

¿Qué ha ocurrido?

El biólogo chino He Jiankui anunció el pasado 26 de Noviembre que habría conseguido alterar el ADN de los embriones de dos gemelas, de tal manera que una de ellas habría nacido con una modificación genética que la haría resistente al VIH. En concreto, el gen modificado sería el CCR5. Una alteración natural de este gen protege del contagio. Una gemela tiene ambas copias de este gen modificado, la otra sólo una, según He Jiankui. El científico también ha anunciado que otro embarazo con un embrión modificado está en marcha.

¿Estamos seguros de lo que ha ocurrido?

El investigador, que lleva unos meses de permiso de su universidad, anunció el resultado en un video de Youtube, en lugar de publicarlos en una revista científica, donde habrían pasado un control de calidad llamado "revisión por pares". Luego, presentó el trabajo en el segundo Summit Internacional de Edición Genética, en Hong Kong. Los expertos consideran plausible que haya conseguido nacimientos a partir de embriones modificados, como ya ha ocurrido con cerdos o primates. Sin embargo, la opacidad del método deja muchas preguntas abiertas.

¿Cómo se han modificado a las bebés?

El científico ha utilizado el CRISPR, una técnica de "edición" del genoma que ha revolucionado la biología desde su invención en el 2012, porque permite producir las alteraciones con una precisión y facilidad sin precedentes. La técnica CRISPR se compara a menudo con una 'tijera molecular'. Se puede dirigir esa tijera hacia genes concretos para cortarlos. También se la puede equipar con una secuencia de sustitución, que la maquinaria de reparación celular emplea para reemplazar los genes que se han cortado. He Jiankui ha inyectado esperma, junto con la tijera molecular, en óvulos. Esto ha producido 22 embriones. Dos de ellos contenían la modificación deseada, se han implantado, y han dado lugar a las gemelas.

¿Las bebés son realmente inmunes al sida?

En realidad, hay variantes del VIH que usan otro gen como puerta de entrada: el gen CXCR4. Además, una de las gemelas tendría alterada sólo una copia del gen, lo que resultaría en una menor protección.

¿Hay efectos colaterales?

Es posible que los haya. En primer lugar, las tijera moleculares pueden errar la diana, produciendo modificaciones donde no toca (off-target). Pero lo más grave es que aunque acierten el objetivo, sólo en una minoría de casos se produce exactamente la modificación deseada. La previsibilidad de la técnica CRISPR sigue siendo baja. En consecuencia, en las diversas células de las gemelas habrá diversas variaciones de la modificación impuesta, un fenómeno llamado mosaicismo. En ambos casos, las variaciones no deseadas pueden ser potencialmente dañinas. Finalmente, aunque la modificación fuera perfecta, es conocido que la mejor protección del VIH conferida por la alteración del CCR5 se paga con una mayor vulnerabilidad ante el virus del Nilo Occidental.

¿Era necesario aplicar esta técnica?

La técnica no era necesaria, ya que los embriones sin alterar eran embriones sanos. He Jiankui escogió parejas en las cuales el padre tiene SIDA, pero el virus de esta enfermedad no se transmite a la descendencia si el padre enfermo toma fármacos adecuados. También se puede emplear la técnica del lavado de esperma, en el caso de la fecundación in vitro.

¿La técnica podría convertirse en una vacuna del SIDA?

Es prácticamente imposible, porque requeriría llevar a cabo millones de fecundaciones in vitro para inmunizar a los embriones, algo impensable, aún más en los países en desarrollo donde el SIDA arrecia más.

¿La técnica pretende curar o 'mejorar' a las personas?

La técnica no se habría usado para curar un problema genético, sino para dar a un individuo una protección extra ante una enfermedad. Esto se podría interpretar como una "mejora", que abre la puerta a una humanidad dividida entre individuos mejorados y otros que no se lo pueden permitir.  La posición oficial de la comunidad científica es que los embriones modificados no deberían nunca implantarse y convertirse en bebés. No sólo por el efecto en esos bebés, sino porque las modificaciones se transmitirían a toda la descendencia.

¿Se empleará la técnica en un futuro?

Los científicos admiten que un futuro se podrán modificar embriones (de hecho, en la segunda cumbre de edición genética celebrada la semana pasada en Hong Kong han pedido una hoja de ruta para ir hacia ensayos clínicos con embriones humanos), pero sólo tras haber asegurado la ausencia de efectos colaterales y para evitar enfermedades graves , como la de Huntington, por ejemplo, no como medida de prevención. En todo caso, a eso le precederían otras aplicaciones, como la modificación de plantas y animales, o el uso del CRISPR en personas adultas enfermas (con modificación que no se transmitirían a la descendencia).

¿Hay negocio en este asunto?

He Jiankui es propietario de una empresa, Direct Genomics, que podría lucarse con sus hallazgos. El componente de marketing del anuncio es evidente, considerando que ha ocurrido justo el día antes de la inauguración de la segunda cumbre de edición genética.

¿Cómo ha reaccionado la comunidad científica?

El rechazo han sido mayoritario, incluso en China, donde  la Southern University of Science and Technology de Shenzhen ha suspendido al científico, más de 100 investigadores han condenado al experimento, y diversas instituciones han abierto investigaciones. Sin embargo, algunas voces aisladas pero influyentes, como el genetista de Harvard George Church, han justificado en parte el experimento, si finalmente la salud de las niñas es buena.

Temas: Genética