Ir a contenido

Una especie extinta hace 40.000 años

El descubrimiento de un caballo prehistórico puede modificar el panorama de la clonación

Fue encontrado en Yakutsk, la región más fría de Rusia y los científicos trabajan para encontrar una célula viva que les permita recrear al animal

El Periódico

El profesor Adrian Lister, embelesado ante Lyuba, la cría de mamut del hielo.

El profesor Adrian Lister, embelesado ante Lyuba, la cría de mamut del hielo. / Matt Dunham (AP)

En las heladas tierras de Yakutsk, la capital de la República de Sajá en la Siberia oriental rusa, se logró un descubrimiento único que puede cambiar el panorama de la ciencia y que puede ser la clave para avanzar en materia de clonación de especies que se extinguieron hace miles de años.

Enclavado en el permafrost siberiano (la capa de suelo permanentemente congelada) del cráter Batagai en Yakutsk, la región más fría de Rusia, se encontró un caballo bebé de una especie extinta hace unos 40.000 años y que ha permanecido en perfecto estado, algo que es inusual dado el largo periodo de tiempo que pasó bajo el hielo.

El descubrimiento se produjo durante la búsqueda de restos preservados de mamuts lanudos en esta región siberiana, pero este hallazgo en particular ha sido considerado como una joya para la ciencia, ya que esperan que se mantenga alguna célula viva de este espécimen, para reproducirla y trasladarla a una madre sustituta para reproducir a este caballo prehistórico.

De acuerdo al Dr. Semyon Grigoriev, investigador principal del laboratorio del Mammoth Museum, aseguró que “afortunadamente los tejidos musculares del animal no se dañaron y se conservaron bien, así que logramos obtener muestras de este descubrimiento único para la investigación en biotecnología".

El potro era macho y tenía alrededor de 20 días cuando murió y “no tiene ningún daño en su cadáver, incluso su cabello, su melena y cola están intactas, lo que es increíblemente raro en hallazgos tan antiguos", aseguró el Dr. Grigoriev y agregó que "este es el primer descubrimiento en el mundo de un caballo prehistórico de una edad tan joven y con un nivel de preservación tan asombroso".

Según el científico ruso, la especie de este potrillo congelado “se llamaba Lenskaya, o caballo de Lena (Equus lenensis)”, genéticamente diferente de los que viven actualmente en esta zona, que son considerados hoy día como los más resistente del mundo, sobreviviendo a temperaturas de menos 60 ° C en los inviernos siberianos.

Científicos rusos y coreanos trabajan juntos

Además de los científicos rusos e investigadores de la Universidad Federal de North Eastern, también trabajan en este proyecto el experto en clonación de Corea del Sur, el profesor Hwang Woo Suk, quien dijo a The Siberian Times que están realizando un trabajo conjunto para encontrar una célula viva para la posible clonación del potrillo. "Si logramos encontrar una célula, haremos nuestro mejor esfuerzo para clonar el animal único", dijo.

Y agregó que si logran encontrar una célula viva “podemos multiplicarla y obtener tantos embriones como necesitemos”, pero el objetivo inicial es hacer “un cultivo primario utilizando este caballo bebé, que fue descubierto hace unas semanas y si obtenemos células vivas, es una maravillosa promesa  en términos de clonación". Y explicó que "después de hacer el embrión clonado con este caballo bebé, podemos transportarlo fácilmente a la madre sustituta”, que podría ser una mula ya que “hay tipos de caballos que están muy cerca de la especie antigua”.

Pero el profesor Hwang Woo Suk va más allá, ya que asegura que si "en realidad conseguimos la célula viva del tejido antiguo, será única en sí misma, porque nadie logró hacer esto antes. Y si logramos clonar el caballo, será el primer paso para clonar al mamut y a nos ayudará a desarrollar la tecnología” necesaria para traer al mamut lanudo de vuelta a la tierra.

Trabajan con un método probado

Para lograr esto, ha comisionado a la científica Hae Hyun Kim, quien  permanecerá en Yakutsk por un tiempo indefinido para tratar de obtener una “cultura primaria utilizando nuestro método y nuestra tecnología patentada NT-1 que ayuda a mejorar la célula y a repararla”, dijo Hwang Woo Suk.

También explicó que este método ya ha dado buenos resultados, luego de que lograron recuperar una célula viva de un perro que su dueña congeló en su nevera y “la señorita Kim por primera vez logró tomar la célula viva del tejido congelado y producimos la célula con éxito”, dijo el científico coreano.

De esta manera, Hwang Woo Suk  afirmó que su "equipo y el Dr. Grigorev colaborarán y tratarán de obtener células vivas" y explicó que el cultivo celular se refiere a la eliminación de células del animal y su posterior crecimiento en un entorno artificial, para luego dar paso al cultivo primario, que es la “etapa después de que las células se aíslan del tejido y proliferan en las condiciones apropiadas hasta que ocupan todo el sustrato disponible” y así asegurar su crecimiento.