Una carrera peculiar

El muro belga de Alejandro Valverde

El ciclista murciano se despide este miércoles de la Flecha Valona que ha ganado cinco veces en la cuesta de Huy.

Alaphilippe Flecha

Alaphilippe Flecha / ASO

Sergi López-Egea

Sergi López-Egea

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Hay siete capillas, que se convierten en una llamada a la fe entre los católicos valones, belgas de habla francesa que rezan en el llamado ‘chemin des chapelles’. Es la ruta que conduce, no sin esfuerzo si se va andando y mucho más si se circula en bici, hasta el muro que hay en lo alto de la pequeña ciudad de Huy, muy cerca de Lieja, donde está la principal ciudad de Valonia.

Cada tercer miércoles de abril hay una cita en ese pequeño y empinado muro, porque allí finaliza la Flecha Valona (por Teledeporte y Eurosport), la carrera ciclista que está considerada como la antesala de la Lieja-Bastoña-Lieja, la ‘Doyenne’, la más vieja de cuantas grandes clásicas se celebran en el universo ciclista y que llega este domingo.

Bien se podría resumir que la Flecha Valona es una carrera en la que siempre hay una escapada, que se captura a pocos kilómetros del inicio del muro y que se resuelve a golpe de riñón, como se dice en términos ciclistas, subido sobre la bici y retorciéndose para ser el más rápido y levantar los brazos, si hay tiempo, en cuanto aparece la línea de meta de la carrera, allí donde hay un plusmarquista, Alejandro Valverde, el único que ha ganado esta carrera en cinco ocasiones y que en este 2022 se despide del muro, como de tantas otras carreras, en su último ejercicio como corredor profesional.

El muro es el reclamo turístico de una ciudad que antaño se dedicó a la industria del papel y que riega el río Mosa, el mismo que pasa por Lieja, transitado por barcos y de gran caudal. Hombres y también mujeres (la carrera femenina, también por televisión, antecede este miércoles a la masculina) deben superar por tres veces la tremenda cuesta, la que se subió por primera vez en 1983. Es decir; no era la parte decisiva de la prueba en las tres ocasiones en las que Eddy Merckx ganó esta carrera. Y desde entonces cuatro españoles han conquistado el muro; el primero fue Igor Astarloa, en 2003, en el gran año de su carrera deportiva cuando se proclamó campeón del mundo en Hamilton (Canadá). Luego, siempre con Valverde de testigo, ganó Purito Rodríguez (2012) y al año siguiente Dani Moreno (2013); todos ellos corredores explosivos, hábiles y contestatarios en cuestas que alcanzan un 26% de porcentaje como tiene anotado en su ADN el muro de Huy, una subida que también sirvió para que Purito ganase la etapa del Tour programada en 2015 en la que Chris Froome se vistió de amarillo camino de la segunda de las cuatro victorias que ha conseguido en París.

Desde 1936

La Flecha Valona se disputó por primera vez en 1936 y cuenta también con tres victorias de Julian Alaphilippe, que este miércoles parte con el dorsal número 1 como último vencedor. Y una carrera en la que deberá seguirse de cerca a Tadej Pogacar, quien defenderá el domingo el título logrado hace un año en Lieja. En su equipo (UEA) debuta en la carrera Juan Ayuso, que conocerá la cuesta junto a Carlos Rodríguez, en el Ineos. Y todos tendrán el honor de compartir la subida con Valverde, quizá menos favorito que otras veces pero al que siempre hay que vigilar en semejante paraje belga.