Este jueves

A juicio la mujer que provocó la gran caída del Tour

  • La aficionada francesa, de 31 años, se enfrenta a un año de cárcel y a una multa de 15.000 euros.

La imagen del momento del accidente.

La imagen del momento del accidente. / EL PERIÓDICO

2
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

La joven de 31 años, que el 26 de junio durante la primera etapa del Tour provocó una caída masiva, será juzgada este jueves por un tribunal en la ciudad francesa de Brest, en la Bretaña francesa. La mujer fue procesada por "poner en peligro a otras personas" y por "lesiones involuntarias" que causaron a los accidentados una incapacidad laboral no superior a los tres meses, según informan diversos medios regionales franceses.

La identidad de la causante del accidente nunca se ha hecho pública, solo la edad, el sexo y la zona de residencia, en la Finisterre bretona. La mujer, según las mismas fuentes, se enfrenta a una multa de 15.000 euros y a un año de cárcel.

El 26 de junio discurría con cierta tranquilidad la primera etapa del Tour, ganada por Julian Alaphilippe, cuando a 45 kilómetros de la meta, en la localidad de Sizun, una chica rompió la línea de seguridad de los espectadores para mostrar un cartel, escrito en alemán, para saludar a sus abuelos, ya que estos eran originarios de esa parte de Europa. En aquel momento, el pelotón circulaba a gran velocidad. El corredor alemán Tony Martin, que ha anunciado recientemente su retirada, fue el primero en caer y arrastró a un importantísimo grupo de corredores. Entre los más perjudicados estuvieron el corredor alemán Jasha Sütterlin (DSM) y el catalán Marc Soler (Movistar), quien acabó la etapa aunque llegó a la meta con los dos brazos rotos. La chica había escrito en alemán "¡Ve opi-omi" lo que significa "¡Vamos, abuelo-abuela!".

La joven, pocos días después del accidente, se entregó a la policía. "Era un mensaje cariñoso dirigido a sus abuelos que son aficionados incuestionables al ciclismo y seguidores del Tour", explicaron en julio las autoridades francesas tras la detención de la mujer, quien vestía un impermeable amarillo y una gorra verde en el momento de causar el accidente, que provocó un gran revuelo mediático y muchas críticas por su acción durante los primeros días de disputa del Tour. Las imágenes del accidente dieron la vuelta al mundo.

La versión de la defensa

Noticias relacionadas

Tras entregarse a la policía, concretamente se presentó voluntariamente n la gendarmería de la localidad de Landerneau, la aficionada mostró su angustia y la vergüenza por la "estupidez", según sus palabras, de su acto.

La defensa, según el diario francés 'Ouest France' la defensa alegará la mala organización y la falta de seguridad de la carrera para intentar la rebaja de la multa y la petición de cárcel que solicita la Fiscalía francesa.