VALVERDE, 5º

Pogacar cierra la temporada con una exhibición en el Giro de Lombardía

  • El bicampeón del Tour gana la última carrera del año con un valiente ataque a casi 40 kilómetros de meta

  • El ciclista murciano acaba quinto

Tadej Pogacar, al ataque en Lombardía.

Tadej Pogacar, al ataque en Lombardía. / Marco Bertorello / AFP

3
Se lee en minutos
José María Expósito

Tadej Pogacar se ha impuesto este sábado en Il Lombardía, la clásica italiana que pone fin a la temporada ciclista. El bicampeón del Tour ha lanzado un ataque a 36 kilómetros de meta y no ha vuelto a mirar atrás. Solo el local Fabio Masnada ha logrado atraparle a 14 kilómetros de meta, pero el joven talento esloveno ha sido más fuerte al esprint y se ha adjudicado 'la clásica de las hojas muertas'. Adam Yates ha completado el podio por delante de Primoz Roglic y Alejandro Valverde ha sido quinto.

"¡Es una locura terminar la temporada así!", ha reconocido el esloveno. "Cuando ataqué pensé que vendrían otros conmigo, pero la carrera fue dura. Sabía que Masnada me cogería en el descenso. Tenía partes técnicas y él conoce muy bien estos caminos. Afortunadamente, no es el mejor velocista", analizó, ilusionado por el triunfo conseguido: "Para mí, todas las victorias son importantes, pero esta es especial porque he soñado durante mucho tiempo con ganar Lombardía".

Otro año de ensueño

Con solo 23 años, Pogacar ha vuelto a firmar otro año de ensueño. A su segundo Tour de Francia ha añadido este año dos monumentos, la Lieja-Bastoña-Lieja y este Giro de Lombardía (además de un bronce olímpico, la Tirreno-Adriático y el Tour de los Emiratos) n el que ninguno de los favoritos se atrevió o pudo seguir su rueda cuando saltó en la ascensión al Passo di Ganda.

Para entonces un ataque de Vincenzo Nibali había acabado de descartar a Remco Evenepoel, que en la edición del año pasado sufrió una tremenda caída en la que se fracturó la pelvis. Una victoria de la perla belga habría sido poética, pero no estaba para grandes alardes.

Masnada, héroe local

Masnada, Yates, Woods, Valverde, Bardet, Gaudu, Alaphilippe... Todos vieron a Pogacar irse y coronar con 30 segundos de ventaja. También Nibali y Roglic, que sufrían para seguir el ritmo de este grupo perseguidor. Masnada, natural de Bérgamo (donde estaba este año la meta) y conocedor del terreno, se lanzó en el peligroso descenso y fue recortando distancias hasta atrapar al fugado a 13 kilómetros de la meta.

Pese al trabajo de Jonas Vingegaard en favor de Roglic, la victoria estaba entre los dos de cabeza. La exigente entrada a Bérgamo no logró deshacer el dúo y se la jugaron al esprint, donde Pogacar fue mucho más fuerte. Valverde, que acumula tres segundos puestos en esta clásica, se tuvo que conformar con la quinta plaza.

Noticias relacionadas

El análisis de Valverde

"He disfrutado sobre la bici en la parte final, viéndome dónde estaba, con todos los gallos de la actualidad", declaró el murciano, de 41 años. "Pogacar ha arrancado increíble, y aunque por detrás nos hemos puesto a relevos tras la bajada era muy difícil ya pillarles. Luego en la subida de Bérgamo se ha llegado a romper el grupo y Roglic y Yates se han quedado, pero luego han sido los que nos han sacado ventaja, porque nos hemos quedado mirándonos", ha relatado el ciclista del Movistar. "Como siempre soy el primero que arranca, hoy he intentado no lanzar el esprint por el podio. Al final nos han pasado ellos dos por el podio y... quinto. Creo que es para estar contentos".