Abandono de la ronda francesa

Marc Soler llega a la meta con los dos brazos rotos

El ciclista catalán deja el Tour y el Movistar se queda con solo siete corredores

Marc Soler, a su llegada a la meta.

Marc Soler, a su llegada a la meta. / TV EUROSPORT

2
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

El oficio de ciclista comporta muchos sacrificios. Y también dolor. Muy pocas personas, solo seguramente un corredor profesional, aguantaría sobre una bici durante 46 kilómetros con los dos brazos rotos. Es lo que hizo este sábado Marc Soler después de ser uno de los principales afectados en la primera de las dos caídas masivas que se produjeron en la primera etapa.

Solo ha aguantado una etapa el corredor catalán que, en principio, no deberá ser intervenido quirúrgicamente. Tres son las fracturas que se le descubrieron en la revisión efectuada en el hospital: las dos cabezas de radio y la cabeza del cúbito izquierdo, lo que vendrían a ser los codos rotos de los dos brazos, un panorama negro para moverse encima de una bici y llegar a meta, aunque fuera el último. Cuando se le vio entrar con la cara dolorida ya fue una señal que indicaba que alguna cosa grave sufría el corredor de Vilanova i la Geltrú, la primera baja española. El equipo Movistar se quedó sin uno de sus corredores importantes a las primeras de cambio y ahora deberá afrontar lo que resta de Tour, todo, con siete en vez de con ocho corredores.

Caída de Valverde

Noticias relacionadas

Alejandro Valverde también se fue al suelo, aunque en esta ocasión fue en la segunda caída masiva. Solo sufrió rasguños en un brazo, pero una vez que perdió el contacto con el pelotón principal tiró de veteranía para no malgastar fuerzas porque sí, pensando, tal vez que hoy tiene una oportunidad, si no hay más contratiempos, en la llegada al Muro de Bretaña, con un poco más de dureza que el muro de la Fosa de los Lobos, donde ayer triunfó en solitario para vestirse de amarillo Julian Alaphilippe tras un poderoso ataque al resto de figuras a dos kilómetros de la meta. Nadie pudo seguirlo, ni siquiera Mathieu van der Poel, que con todos sus compañeros afectados por la caída, no tuvo a nadie para colocarlo en el lugar ideal e intentar por lo menos contrarrestar al campeón del mundo.

Soler deja este domingo el Tour, después de que una caída también lo apartase del Giro donde lideró al Movistar. Al no haber desplazamiento en las tres fracturas que sufre, en principio, podría participar en la Vuelta. Soler fue incluido a última hora en el Tour por su equipo.