La ronda italiana

Filippo Ganna destroza el cronómetro en el estreno del Giro de Italia 2021

  • El campeón del mundo de contrarreloj pulveriza todos los registros al rodar a 58,7 kilómetros por hora.

  • Los escaladores marcan tiempos parejos; Simon Yates fue el mejor y Mikel Landa, el más distanciado, aunque en pocos segundos.

Filippo Ganna, en pleno esfuerzo, camino de la victoria en la primera etapa del Giro 2021, en Turín.

Filippo Ganna, en pleno esfuerzo, camino de la victoria en la primera etapa del Giro 2021, en Turín. / EFE / EPA / LUCA ZENNARO

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Hace 60 años el Giro también comenzó en Turín. Fue el 20 de mayo de 1961. Las viejas crónicas narraron un inicio de carrera bajo un huracán de lluvia y granizo. A diferencia de este sábado no hubo contrarreloj, ni bicis de diseño galáctico, totalmente fuera de mercado, sino un esprint, una 'volata' como les gusta decir a los italianos. Y ganó Miquel Poblet. Como Filippo Ganna un 8 de mayo de 2021, el corredor catalán consiguió la primera 'maglia rosa' de la carrera. Al día siguiente volvió a triunfar en San Remo y sumó una tercera victoria, el último día, en Milán.

Cuando Poblet levantó los brazos bajo la tormenta que azotaba la capital de Piamonte faltaban siete meses para que naciera Marco Ganna, padre de Filippo, quien fue un piragüista olímpico que representó a Italia en la modalidad de kayak en los Juegos de Los Ángeles de 1984.

De Induráin a Ganna

Sin duda, Poblet, en su época, se hubiese sorprendido de ver rodar a un contrarrelojista como Ganna con bicicletas diseñadas exclusivamente para él, donde cada uno puede ponerle el precio que mejor le guste, tratada bajo los parámetros aerodinámicos. Poblet, fallecido en 2013, ya en su madurez tampoco le habría dado un sobresalto al ver a Ganna rodar a 58,7 kilómetros de promedio, muchas veces por encima de los 60 por hora, en los 8,6 kilómetros de la contrarreloj que saludó el nacimiento del Giro 2021.

Y no le habría sorprendido porque Poblet vio, disfrutó y hasta supo valorar la amistad de Miguel Induráin, que tuvo su 'Espada', que hoy estaría prohibida por las nuevas normas, a veces absurdas, que impone la Unión Ciclista Internacional (UCI), para volar hace 30 años en las contrarrelojes.

Ganna, tal vez, y salvando la fugaz presencia de Brad Wiggins, ganador del Tour de 2012 porque su equipo frenó a Chris Froome en los Pirineos, es el ciclista que más se asemeja al campeón navarro; de los que sabe pedalear con un peso demasiado delgado para su estatura (como Induráin, ambos 80 kilos en forma; eso sí, siendo el ciclista español 6 centímetros más bajo que el corredor italiano). Con 1,93 metros (tres centímetros más que Wiggins) acoplarse a una bici de contrarreloj tiene un mérito enorme, una técnica fuera de lugar y sobre todo una práctica magnífica para tomar las curvas tocando el freno lo imprescindible, sabedor Ganna de que en una contrarreloj inaugural del Giro de corto kilómetro restar un segundo puede significar el honor de vestirse o no con la 'maglia rosa'.

Noticias relacionadas

El Giro empezó con Ganna como líder, aunque con 24 años y un futuro brillante, sabe que se ha apuntado a la carrera para sacrificarse en favor de Egan Bernal aunque pueda gozar unos días del liderato de la prueba, de una ronda italiana que en su estreno agrupó a todos los escaladores con tiempos parejos; el mejor fue Simon Yates y el peor, como suele ser habitual, Mikel Landa, aunque a solo 11 segundos del británico.

El caso de Evenepoel

Fue la demostración de que Remco Evenepoel (séptimo en la 'crono', a 19 segundos de Ganna) llega posiblemente mejor de lo que el joven corredor de 21 años ha reconocido, después de estar nueve meses sin competir por culpa de la grave caída que sufrió en agosto del año pasado. Si poco a poco entra en forma puede ser un peligro porque era y es una joya de este deporte y al que se sitúa como primero de la nueva generación por delante de Tadej Pogacar.