Patrocina:

EL TOURMALET

La gente tiene ganas de salir

Con la prohibición de acudir a las zonas acotadas de la carrera, el público ha salido a las carreteras y a las calles para aplaudir el paso de los corredores

Adam Yates atiende a la prensa, con el obligado distanciamiento, en la salida de la séptima y última etapa de la Volta 100.

Adam Yates atiende a la prensa, con el obligado distanciamiento, en la salida de la séptima y última etapa de la Volta 100. / VOLTA CATALUNYA

Se lee en minutos

La Volta ha evidenciado este año una circunstancia que forma parte de nuestras vidas. La gente tiene ganas de salir a la calle, de moverse y de no estar siempre aislada entre las cuatro paredes de su casa porque hay toque de queda o porque la movilidad sigue estando muy limitada. Y por ello, y sin ánimo de provocar una equivocación, este 2021 ha sido la vez en la que se ha visto más público en las carreteras catalanas aplaudiendo el paso de los corredores.

Ha estado prohibido acudir a las llegadas y a las salidas de la carrera. Hasta el doble de vallas de otros años ha situado la organización que ha impedido a cualquier seguidor acercarse a los ciclistas. Estos, encantados, cuando han calentado por alguna calle fuera del perímetro de seguridad, se han parado si algún aficionado les ha pedido un 'selfie'. Ellos, sobre todo los que podríamos denominar como el segundo pelotón; es decir, los que no aparecen tanto en los papeles y en los noticiarios por los éxitos deportivos, también tienen ganas de que los reconozcan o hasta que les pregunten aquello de "¿tú quién eres?" porque a veces entre tanto casco, gafas de competición y uniformados todos con la publicidad de sus equipos cuesta horrores identificarlos, incluso, para los que estamos acostumbrados a seguirlos a lo largo y ancho de las carreteras.

Cicloturistas en Vallter 2.000

El distanciamiento social, la obligación de llevar mascarilla se sigue más o menos rajatabla. Nadie comete la indisciplina de olvidar en casa la protección. Pero en aquellos pueblos por los que ha pasado la Volta la gente se ha reunido en las calles. En aquellos puertos donde los cicloturistas han podido ascender en bici horas antes del paso de los corredores se han formado pelotones. Fue considerable el número de aficionados en bicicleta que ascendió el miércoles pasado por Vallter 2.000 antes de la llegada de los protagonistas de la ronda catalana.

Este domingo, a diferencia de otros años, estaba cercado el acceso al recinto ferial de Montjuic, donde estaban aparcados los autobuses de los equipos. Entre vallas y policías era imposible acercarse.

"Circulen, circulen"

Te puede interesar

Por si fuera poco, los mossos no dejaban este domingo en Barcelona siquiera colocarse detrás de las vallas a casi 100 metros del podio de salida, donde saludaban los corredores. El término "circulen, circulen" y "por favor, no se paren" formaba parte del léxico de los mossos encargados de la custodia del podio, sobre todo para lamento del nutrido grupo de aficionados colombianos, con las camisetas de su selección de fútbol y las banderas del país, que chillaban emocionados los nombres de Quintana, Urán y Chaves cuando han aparecido por la zona.

A veces hasta parece que cuando más se ha insistido en que no había que acercarse a la carretera y se debía seguir la carrera por la tele la gente ha hecho lo contrario y se ha lanzado a la calle y a los puertos para animar a los ciclistas. Por suerte o por desgracia es la condición del ser humano.