Ir a contenido

Patrocina:

el futuro del ciclista

Nairo ya ve la puerta de salida del Movistar

La relación entre el corredor colombiano y su equipo comenzó a agrietarse en la pasada Vuelta a España, antes que en el Tour

Sergi López-Egea

Nairo Quintana, durante la etapa del Tour del pasado domingo, en los Pirineos.

Nairo Quintana, durante la etapa del Tour del pasado domingo, en los Pirineos. / EFE / EPA / YOAN VALAT

Alejandro Valverde sería el capitán del equipo si el Movistar en vez de ser un conjunto ciclista fuera un club de fútbol. Y el lunes, en la jornada de descanso, envió varios mensajes a Nairo Quintana porque al campeón del mundo, normalmente muy comedido, le sorprendió que no los avisase cuando sufría en el Tourmalet mientras tiraba el equipo. Se descolgó con sus compañeros dando caña y ello supuso que les llovieran críticas de todas partes.

El domingo se decidió lanzar a Nairo por delante, que se colase en la escapada buena para que los demás rivales trabajasen. Era la señal para el ataque de Mikel Landa pero, a la hora de la verdad, Quintana no dio ni una pedalada para el ciclista alavés. La imagen de ver a Quintana coger el botellín, relajarse y beber cuando Landa llegaba como un cohete no fue muy gratificante.

El precedente del 2018

Hace un año, en el último día de gloria de Quintana en el Tour, en su victoria de los Pirineos, sucedió todo lo contrario. Valverde, como el domingo Nairo, se fugó desde el inicio de la etapa y cuando llegó su compañero le dio pedaladas solidarias para impulsarlo hacia la victoria. Todos esperan ahora que Quintana comprenda y se entregue en los Alpes. Y no como jefe de filas, sino como gregario de Landa, aunque también es cierto que a un líder, y eso no es un defecto único de Quintana, le cuesta mucho trabajar, entre otras cosas porque no ha nacido para ello y no sabe hacerlo.

Precisamente para recuperarlo, para que paredes afuera se viese que todo es de color de rosa, o azul como el uniforme del equipo, este martes el Movistar difundió un vídeo en el que Valverde, Landa y Quintana bromeaban. Hasta el ciclista alavés le daba simpáticamente un masaje en las piernas a su compañero colombiano.

Pero no se puede olvidar que la relación entre Quintana y el Movistar se empezó a agrietar en la pasada Vuelta a España donde el ciclista colombiano, como ocurrió ahora en los Pirineos, realizó acciones discutibles en competición y hasta el penúltimo día no se entregó en favor de Valverde, que luchaba por la victoria. Y cuando lo hizo en Andorra, el campeón del mundo ya tenía la carrera perdida. Por todo ello, el año que viene no seguirá en el equipo.