Ir a contenido

Patrocina:

ENTREVISTA AL LÍDER DEL SKY

David de la Cruz: "Si quieres hacer algo en ciclismo debes tener hasta la nevera vacía"

El ciclista catalán de la escuadra británica afronta la ronda española que comienza el sábado en Málaga con ambición y tras meses de entrenamiento y sacrificio

Sergi López-Egea

David de la Cruz bromea este jueves durante un acto promocional de la Vuelta en Málaga.

David de la Cruz bromea este jueves durante un acto promocional de la Vuelta en Málaga. / LA VUELTA

Cuando se pasa al lado de un ciclista profesional, una vez se ha bajado de la bici, hasta se puede pensar que la salud le falla, que no puede estar tan y tan delgado y que los huesos, que se aprecian y marcan en cualquier parte del cuerpo, se van a partir con solo lanzar al corredor un poco de aire con la boca. Es el testimonio de un deporte sacrificado, en el que hay que entrenar cada día, realizar un montón de kilómetros en una carretera que muchas veces en una selva de coches; y hay que hacerlo haga sol, caiga la lluvia o el día, en invierno, invite a quedarse en casa cerca del radiador.  

David de la Cruz (Sabadell, 6 de mayo de 1989) lo sabe por experiencia. Aspirar a algo en la Vuelta a España, que comienza el sábado en Málaga, implica sacrificio y hasta pasar hambre. Pero la misión merece la pena si llega la recompensa, en Madrid, en tres semanas, y el reto se asume con la confianza del todopoderoso conjunto del Sky, el terror, en buenas palabras, de este deporte, el equipo que controla todas las carreras, el que ha ganado el Giro con Chris Froome y el Tour con Geraint Thomas y que presenta como jefe de filas en la Vuelta a este cicista catalán con la intención de intentar seguir los pasos de los dos corredores británicos. No hay dos sin tres.

-¿Llevar en la espalda el dorsal del equipo que termina en uno, el que siempre luce Chris Froome es un sueño, un reto o un número con mucha presión?

-Es más bien todo un orgullo y un honor que el Sky confíe en mí proponiéndome para encabezar al equipo en una carrera tan importante como la Vuelta. Es un privilegio que debo admitir por lo que ahora solo confío en no fallar y responder positivamente a la confianza que han puesto conmigo.

-Ya sabe que, a veces, el Sky se vuelve un equipo antipático de cara al espectador por el control tan férreo que hacen de las carreras, trabajando para su líder pero sin dejar mover a los rivales.

-Sé la forma que tiene el Sky de trabajar y ojála este control del que habla se pueda llevar a cabo y sea un trabajo que el resto de compañeros haga para mí. Pero yo prefiero decir que soy un favorito de perfil bajo porque aquí vienen ciclistas como Nibali, que ha ganado Giro, Tour y Vuelta, o Quintana, que ha conseguido también un Giro y una Vuelta y ha brillado en el Tour. Inicialmente ellos han de coger la responsabilidad del timón de la Vuelta antes de que lo haga el Sky.

-Pero, realmente, ¿hasta dónde puede llegar usted en esta Vuelta?

-He sido séptimo de la general, ganando hace dos años una etapa y llevando el jersey rojo de líder. Esta aspiración por supuesto la quiero superar. Pero yo siempre me digo que lo importante es la actitud a la que llegas a una carrera como esta y el tener el convencimiento de que estás en Málaga con el estado de forma que querías. El año pasado, en otro tipo de equipo (corría en el Quick Step), ya estuve a punto de ganar la tercera etapa y vestirme de rojo. Luego sufrí una caída en Valencia, una avería en Almería y tuve al menos un día malo. Al final, a una etapa de Madrid, cuando, pese a todas las adversidades luchaba por quedar entre los mejores, me caí y tuve que abandonar, antes de subir al Angliru. Por eso, yo prefiero decir que llego a la Vuelta con ambiciones.

"Prefiero decir que vengo a la Vuelta con ambiciones, en el estado de forma que quería y con los deberes hechos"

David de la Cruz

Ciclista del Sky

-Y conseguir estas ambiciones, el poder aspirar a luchar entre los mejores en la Vuelta, debe suponer un sacrificio enorme.

-¿Sabe una cosa? El ciclismo no es solo el entrenar, hay también la obligación de mantener una dieta y llevar una alimentación en la que muchas veces pasas hasta hambre. Por eso, si quieres hacer algo en el ciclismo debes hasta tener la nevera vacía. Así no hay tentaciones por la noche cuando entra el hambre.

-Entonces, hay que llenar el estómago victorioso del Sky.

-Han traído conmigo a un gran equipo. Saben que llevo todo el año preparándome para la general de la Vuelta y, además, conmigo está Michal Kiwiatkowski, que hizo un gran Tour y que, aparte de un apoyo, también es una baza en el Sky.

-¿Qué aprendió de correr al lado de Froome en el Giro?

-Hasta entonces yo nunca había participado en un equipo que ganaba una carrera como el Giro. Fue impresionante poder correr a su lado porque me di cuenta de su carácter que no creo que tenga ningún otro corredor profesional. El poder ver cómo afrontaba y superaba las situaciones difíciles y cómo hacía frente a las adversidades hasta superarlas fue una lección deportiva impagable. Te das cuenta cómo hay que lidiar los imprevistos que siempre se dan en ciclismo. Fue una experiencia inolvidable.

-En el Giro tuvo que trabajar para Froome, pero antes ya consiguió victorias para el Sky.  

-Comencé muy bien mi primer año con el Sky, gané mi primera contrarreloj como corredor profesional en la Vuelta a Andalucía y después pude repetir la victoria que ya logré en el 2017 en la última etapa de la París-Niza. Luego me llamaron para ayudar a Froome en el Giro y ahora aquí estoy... con los deberes hechos.

Temas: La Vuelta

0 Comentarios
cargando