Más de 150 referencias

Celler Jordana: la tentación de los vinos... y las tapas

  • Recién aterrizado en el barrio de Sant Antoni tras el éxito de su primer local en Alella, este 'wine bar' propone infinidad de buenos tragos para maridar con sus sencillos pero resultones bocados

Una copa de vino blanco y un tartar de tomate con ventresca de atún de Celler Jordana.

Una copa de vino blanco y un tartar de tomate con ventresca de atún de Celler Jordana. / Jordi Domènech

1
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Celler Jordana (Floridablanca, 88) encaja a la perfección con el concepto 'no iba a salir pero me lié' en versión gastronómica. Porque te dejas caer por este bar de vinos del barrio de Sant Antoni para tomarte una copa, solo una, acaso bien acompañada de una tapa (solo una), y acabas probando el fantástico cava de la casa, aquel vino tinto de Alella que no tenías controlado pero que te flipa y un 'riojita' baratito y resultón, todo ello mientras los combinas con el queso cremoso Finca Pascualete, el picantísimo tartar de alcachofa, el bikini trufado y el jamón Cinco Jotas que elige personalmente el propietario del negocio, Manel Pujol, cuando viaja a Jabugo.

Así funcionan las cosas en este pequeño local 'empapelado' con la madera de las cajas que guardan los vinos. A poco que vaya siendo conocido por el público, puede acabar convirtiéndose en un clásico del barrio. Ya lo es en Alella, donde lo peta día sí y día desde que Pujol compró en 2013 una de las tiendas de vinos a granel más antiguas del pueblo. 

Celler Jordana

Floridablanca, 88. Barcelona

Tf: 93.880.33.89

Precio medio (sin vino): 30 €

Noticias relacionadas

Mantuvo el nombre pero fue cambiando la fórmula poco a poco hasta que dio con la del triunfo: buenos tragos (y muchísimos porque cuenta con más de 550 referencias en el local del Maresme y más de 150 en el de Barcelona) y buen tapeo, sin complicaciones, porque no es que el horno no esté para bollos sino porque, simplemente, no tienen horno; solo una salamandra y un microondas.

Con esa propuesta tan sencilla como tentadora, igual se pueden pedir vinos a copas que botellas enteras, en este caso con precios que van de los 13,90 a los 1.390 euros. Porque aquí no excluyen a ningún 'wine lover', lleven carteras de batalla o 'gran reserva'.