Carta sencilla pero efectiva

Can Rito, tapeo y chup-chup en Sant Antoni

  • Croquetas y callos, ensaladilla rusa y albóndigas con sepia, calamares a la andaluza y arroz de la semana... Este nuevo restaurante propone una carta repleta de platillos populares y bien ejecutados

El ’roll’ de ’steak tartar’ del restaurante Can Rito.

El ’roll’ de ’steak tartar’ del restaurante Can Rito. / Pica Pica

1
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Una cerveza bien tirada siempre es un buen indicio (e inicio) cuando te sientas en un restaurante a tapear. Y eso sucede en Can Rito (Tamarit, 138). Mientras saboreas la birra, la vista se va al cartel que hay sobre la barra que te recibe a la entrada de este pequeño local, con una amplia y agradable terraza que da a la avenida de Mistral, en el corazón del barrio de Sant Antoni.

Hay tapas y platillos en los que no falta el chup-chup: croquetas y callos, ensaladilla rusa y entrecot al café de París, boquerones y albóndigas con sepia, calamares a la andaluza y arroz de la semana, torreznos y canelón... Cuesta escoger entre tanto bocado popular.

Afortunadamente, casi todas las elecciones acaban siendo un acierto en este local inaugurado en septiembre pasado. Pero las que merecen la visita son, sin duda, al menos estas dos: la croqueta de setas, coronada con un poquito de salsa de trufa (ojo también a la croqueta de salsa de sobrasada con romesco), y el 'steak tartar', que se presenta en un 'roll' crujientito que contrasta de maravilla con la melosidad de una carne que lleva el picante perfecto: no muy potente pero sí muy persistente.

Noticias relacionadas

Pero habrá quien reivindique, y con razón, la gran bomba violeta, llamada así por el color de la patata que lleva el interior, que se adereza con salsa brava y salsa de ajos, o el tierno entrecot de vaca vieja con salsa Café de París, o las esponjosas torrijas con helado de vainilla.

Todo ello se puede acompañar con esa cerveza tan bien tirada con con cualquiera de los vinos de su interesante carta. Y rematarlo con unos cócteles tan sencillos y efectivos como las tapas y platillos de Can Rito.