La Diada del Mercadal no termina de recoger todos los frutos

Los Castellers de Vilafranca sacan pecho por su dominio de la gama extra

Un estudio cuestiona el perfil integrador de los 'castellers'

Multimedia | Los 'castells' renacen de sus cenizas tras la pandemia

Diada del Mercadal en Reus

Diada del Mercadal en Reus / Ajuntament de Reus

Marina Pérez Got

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Hacía casi cuatro años que no se celebraba la Diada del Mercadal. Es cierto que en 2021 se hizo, de una forma simbólica, y con medidas de seguridad para evitar la propagación de la Covid-19, pero este año se ha podido realizar con total normalidad. Se trata, de una actuación organizada por los Xiquets de Reus, cada dos años, cuando no hay concurso de Castells. Reune 'colles' que pueden hacer construcciones de máxima dificultad; Castellers de Vilafranca, Colla Vella Xiquets de Valls, Colla Jove Xiquets de Tarragona, y Capgrossos de Mataró, y es una cita que se ha convertido en imprescindible para los amantes de los castells.

El sorteo para el orden de actuación determinó que la Colla Jove era la encargada de abrir plaza. Los de la camisa lila llegaban con buen sabor de boca después de Santa Tecla en Tarragona, y tenían ganas de perpetuar su buen estado de forma. Así pues, la falta de miembros les hacia renunciar a poder hacer algún gama extra, y apostaban por la 'Tripleta Màgica': el 3d9f, el 4d9f y el 5d8. Además repetían el pd6, que descargaban por segunda vez este año. Un hecho que tiene mérito, ya que es todo nuevo respecto al otro que tenían.

Les seguían los Xiquets de Reus, que tenían la clara intención de entrar en el grupo de colles que han conseguido hacer castells de 9 pisos. Precisamente los últimos que habían hecho habían sido en Reus, en la misma actuación en 2019. Para ello primero apostaban por el 2d8f, una estructura que dominaban muy bien, y que les hacía coger confianza. En segunda ronda era el momento de probar el castell de 9 pisos. Subía con un pequeño temblor, y cuando los niños ya se colocaban, acababa cayendo por los pisos de arriba. Por lo tanto, los objetivos quedaban sin poderse realizar. Para terminar la actuación se decidían por el 4d7 y el 4d7a. Su 'cap de colla' Oriol Ciurana, se mostraba enfadado, y reconocía que los castells “no terminan de salir en la plaza, aunque se ve que los tenemos, pero solo queda seguir trabajando”. Por eso animaba a sus miembros a ir en masa a los últimos ensayos que les queda, para poder terminar la temporada con buen sabor de boca.

Los Castellers de Vilafranca querían estrenar el 4d9sf, un castell muy difícil, antes de Tots Sants -el 1 de noviembre- en su casa. Se especulaba que la Diada del Mercadal podía ser el sitio, pero los de la camisa verde lo descartaban, y se decidían por el 2d9fm, la tercera vez que lo completaban este 2023, y el 5d9f, la primera vez que lo hacían este año. Y terminaban con el 4d9f, demostrando un buen estado de forma, y valorando muy positivamente su actuación, y el haber podído realizar el 5d9f.

La Colla Vella quería quitarse la espina de haber dejado a medias el 2d8sf, que lo habían cargado en Sant Fèlix. Empezaban con el 4d9fa, un castell que tienen dominado, pero que les quedaba a medias. Después llegaba el momento del 2d8sf, que otra vez también quedaba a medias. Y terminaban con el 4d9f. Por lo tanto salían con un sabor agridulce, aunque contentos. Aun así hacían un 'pilar de mèrit', descargando otra vez el pd7f.

Y los Capgrossos de Mataró habían trabajado mucho para llevar muchas camisas a Reus, y poder intentar los castells de máxima dificultad, de gama extra, algo que no han podido conseguir desde 2019, cuando cargaron el pd8fm. El número de personas que eran les hacía aparcar estos objetivos y apostaban por la 'Tripleta Màgica': 4d9f, 3d9f, y 5d8, el segundo de la temporada. Esto hacía explotar de júbilo a los miembros de la 'colla' que una vez terminaban lo celebraban con cánticos de “Capgrossos de Mataró”. Los del Maresme demostraban que siguen con el idilio en la Diada del Mercadal y que la plaza de Reus les vale para poder realizar actuaciones de muy buen nivel.

Se había especulado mucho con los castells que se podían ver en esta actuación y al final se ha podido disfrutar de cuatro gama extras, y de diferentes castells de 9 pisos. Todo se alargaba más de tres horas y media, una actuación rápida por el número de collas que había y todos los intentos que se hicieron.