• Martes 19 febrero 2019, 23:11 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

LA VIDA CULTURAL

El patrimonio romano

Lunes, 19 de septiembre del 2011 Ramon Járrega Domínguez (Barcelona)

De un tiempo a esta parte abunda el uso de eufemismos, de acuerdo con la corrección política imperante. Estos días hemos visto un buen ejemplo de ello con el caso de la notable villa romana de la Sagrera, en Barcelona, afectada por las obras del AVE, de la cual se dice que será "desmontada" (como su se tratase de un mecano) cuando en realidad la palabra adecuada es "destruida". Es de comprender que a más de uno le incomode llamar a las cosas por su nombre, tratándose de un yacimiento arqueológico con baños, un mosaico y muros preservados de más de un metro de altura, pero que, por lo visto, se ha decidido que no tiene "valor patrimonial". Lo mejor de todo es la actitud de los vecinos de la Sagrera, que han pedido educadamente la preservación de los restos, pues lo veían como un activo y un recurso cultural para el barrio. Es de agradecer también la actitud de EL PERIÓDICO al hacer salir a la luz un tema llevado en secreto, cuando el patrimonio arqueológico es, por definición, un bien público cuya gestión está pagada con los impuestos de todos los ciudadanos. Por otro lado, en mi inocencia siempre había pensado que quizá algún día, con un consistorio que tuviese recursos económicos (no es esta la mejor época) y sensibilidad para ello, podrían convertirse en museo o ajardinarse (al menos parcialmente) los restos de las termas romanas de la ciudad de Barcino que se encuentran en la plaza de Sant Miquel, como en su día se hizo con el cementerio romano de la plaza de la Vila de Madrid. Sin embargo, ahora se va a levantar allí un monumento a los "castellers", lo cual me parece muy bien, pero su ubicación aleja, acaso definitivamente, aquel sueño. Lo que otros querrían tener nosotros lo escondemos o lo destruimos, siempre alegando razones superiores.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.