• Sábado 20 julio 2019, 12:05 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

BARCELONA

La #Rambla, pasto del turismo

Domingo, 10 de agosto del 2014 Antonio Tena (Barcelona)

En los últimos años la Rambla ha devenido para los barceloneses una especie de trinchera, una tierra de nadie, un mal necesario que hay que atravesar (a poder ser, a paso ligero) para ir del Gòtic al Raval, o viceversa. Abandonada a su suerte tanto por el Ayuntamiento como por la ciudadanía, el mítico bulevar es hoy pasto del turismo de masas y de la impersonalidad imperante, todo hay que decirlo, en muchas otras ciudades europeas -véase Venecia- vendidas a los souvenirs a modo de panacea para combatir crisis. Hace tiempo que en la Rambla ya no hay “senyores amb paraigües que diuen 'Hola, què tal'?”, como diría Quimi Portet. En su lugar, el crucerista de turno puede encontrarse con Darth Vader, comprar sombreros mexicanos y flamencas 'Made in China' o sentarse en alguna terraza a tomarse una sangría a precio prohibitivo. No hay remozado que valga para devolver el paseo a la ciudad, mientras el modelo de esta siga basándose por entero en el turismo; por lo que dudo que en el futuro inmediato la Rambla vuelva a ser el lugar familiar y a la vez canalla que fue antaño. No es este un alegato contra los turistas; 'ans al contrari', bienvenidos sean, pero no a costa de los barceloneses.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.