• Lunes 27 mayo 2019, 09:53 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

SOCIEDAD

#Mossos d'Esquadra: Los tres 'consellers'

Lunes, 7 de abril del 2014 Jordi Oriola (Barcelona)

Con Joan Saura como conseller de Interior, los Mossos d'Esquadra ensayaron cómo rodear las manifestaciones como si tuvieran un virus que pudiera propagarse por toda la sociedad para que los manifestantes se sintiesen aislados y controlados. Atentaban contra el derecho de libre circulación y generaba mucha rabia. ICV-EUiA, a pesar de haber puesto cámaras en las comisarias, todavía paga, dentro de la izquierda, aquel comportamiento prepotente de los Mossos y, sobre todo, el no haber conseguido que actuasen diferente a como lo hacen con la derecha en el poder. Con Felip Puig, ensayaron el reparto de estopa y de balas de goma, exhibiendo mano dura al más puro estilo de la Colombia uribista, atentando contra el derecho a la integridad física, con la fanfarronería de Puig y de unos Mossos no identificables. Y cuando el conseller quedó señalado como una bestia negra de los derechos sociales, el 15 de junio del 2011 diseñó un dispositivo alrededor del Parlament para que los manifestantes del 15-M agrediesen a los diputados y así poder criminalizar el movimiento.  Antes de Puig, todavía encontrabas catalanistas que defendían a los Mossos porque eran "los nuestros". Eso es nacionalismo corto de miras.
Con Ramon Espadaler, ensayan dispositivos policiales exagerados en las manifestaciones contrarias a los intereses del Govern. Dicen que es para disuadir, pero sirven para caldear el ambiente y señalar la manifestación con dedo acusatorio. Como una profecía que quiere autocumplirse. Y es que el gran dispositivo no solo tensa el ambiente, sino que no impide los pequeños destrozos de mobiliario que hacen grupos neutralizables. Después, cuando la manifestación está acabando tranquilamente, la cortan por la mitad, generan pánico, tensión y persecuciones. Los manifestantes sienten mucha rabia por la agresión injustificada y prepotente y es entonces cuando se generan disturbios que justifican la actuación policial y sirven para criminalizar y deslegitimar los motivos de la manifestación.

@JordiOriola_



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.