• Viernes 16 noviembre 2018, 22:02 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

COMERCIOS HISTÓRICOS

La identidad de Barcelona, en extinción

Sábado, 8 de febrero del 2014 Guillermo Martí (San Pol de Mar)

Me entristece la noticia del cierre de muchos de los comercios singulares e históricos de las calles de Barcelona que se están produciendo últimamente, como la chocolatería Fargas (1827), la pastelería La Colmena (1890) o el colmado Quílez (1940). Además de sufrir la crisis, estos comercios han visto aumentar el precio de sus alquileres debido a las nuevas actualizaciones de los inmuebles, de manera que resulta muy difícil y poco rentable seguir adelante con el negocio. Entiendo que la solución es difícil ya que los propietarios de estos locales tienen todo el derecho a cobrar un alquiler más alto ya que en muchos casos estaba totalmente desfasado con respecto al mercado actual. También comprendo que el Ayuntamiento tenga poco margen de maniobra si no es a costa de algún tipo de impuesto para su conservación, y ya tenemos demasiados impuestos. 
Creo que, en primer lugar, se debería hacer un inventario riguroso de todos los comercios históricos y de valor artístico de la ciudad, como se hace con los edificios, y en segundo lugar, rebajar los impuestos a estos comercios para que puedan sufragar así los gastos. No sé si esto es factible legalmente pero, en cualquier caso, habría que buscar alternativas. No comparto algunas voces que hablan de evitar la nostalgia innata. No se trata solo de nostalgia ni de un deber, sino de una apuesta por conservar parte de la singularidad de las calles de nuestra ciudad, uno de los motivos por los que el turismo en Barcelona alcanza una de las cifras más altas de toda Europa. Y este no es un motivo nostálgico sino económico. Cuando el turista sensible y culto venga y vea que Barcelona se ha vuelto de plástico, metacrilato y música machacona dejará de visitarnos.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.