• Sábado 14 diciembre 2019, 09:02 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

EL BARRIO DE LA MINA

No caigan en el tópico

Domingo, 3 de marzo del 2013 Agustí Clua (Barcelona)

La mañana del 20 de febrero, en un programa de la emisora de radio RAC 105 bromearon sobre el veterano grupo musical Camela. Fue la excusa para encadenar una serie de tópicos y prejuicios sobre los que escuchan este tipo de música. Un ejemplo: «Detrás de cada grupo de tecno-rumba, por muy gitano que nos parezca, hay amor por la música [¿], que hace bailar a los jóvenes, normalmente los jóvenes de la Mina [¿]. Si le dais una oportunidad a Camela, seguro que aprendéis cosas nuevas [¿]. Probablemente una pareja de mossos os registrarán el maletero del coche por si lleváis coca». Mal asunto si los conductores del programa piensan subir audiencia así; querrá decir que mucha gente basa su día a día en unos valores equivocados. Lo que más me choca es constatar que apenas unos kilómetros separan a los locutores del barrio de la Mina. Y es que, sin documentarse, es fácil criticar lo desconocido, lo lejano. Pero la Mina está demasiado cerca como para permitirse estas licencias. Como ciudadano que trabaja en el barrio desde hace 16 años, invito a los locutores a hacerle una visita. Les presentaré a amigos y amigas gitanos (fieles, constantes, con inquietudes); iremos a la biblioteca del barrio; en el casal cívico veremos el estreno del documental Vurma; conversaremos con las madres de Creixem junts; charlaremos en el local de Ahmed; iremos a comprar al mercado del Besòs, tomaremos un café con las Adrianas. Sin rencor. Ojalá, al cabo de unas horas, se arrepientan de mantear a un barrio trabajador y con ilusión, estigmatizado por culpa de una minoría que vive en la ilegalidad y de unos medios de comunicación que abusan de la Mina como comunidad informativamente jugosa. Estos tópicos y prejuicios, repetidos de manera periódica, el barrio no se los merece.



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.