¿Deben ponerse la dosis de refuerzo contra la Covid-19 las embarazadas?

¿Deben ponerse la dosis de refuerzo contra la Covid-19 las embarazadas?
3
Se lee en minutos

Cuando parecía que había algo de luz al final del túnel, por lo menos en nuestro país, la variante ómicron ha puesto todo patas arriba de nuevo. Mientras en países como Alemania se plantea la vacunación obligatoria contra el SARS-CoV-2, en España ya se ha iniciado la administración de la tercera dosis o dosis de refuerzo.

Y las preguntas vuelven a surgir. Sobre todo, entre las mujeres embarazadas, a las que en verano se les urgía a ponerse la vacuna contra la Covid-19 ante el incremento alarmante de casos entre este grupo de población.

Te puede interesar: Ómicron hace cambiar la opinión de los científicos sobre la tercera dosis de las vacunas

Ahora llega la dosis de refuerzo, y desde la Federación de las Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) aclaran las dudas sobre la administración de esta dosis de refuerzo a las gestantes.

Las recomendaciones oficiales de vacunación Covid-19 en España consideran que es necesaria una dosis de refuerzo a partir de los 6 meses tras vacunación con ARNm ( 3 meses tras vacunación completa con AZ o Janssen) para mantener la protección.

Y esta recomendación «debe aplicarse por tanto a las mujeres embarazadas que forman parte de los grupos incluidos en estas recomendaciones oficiales».

Los especialistas subrayan que «no existe ningún dato que sugiera que el riesgo de la tercera dosis sea distinto que el de las dosis anteriores, ni para la madre ni para el feto».

¿Qué vacuna y cuándo administrarla?

Desde la FACME recomiendan administrar la dosis de refuerzo de la vacuna ARNm a partir de los 6 meses de la segunda dosis de ARNm.

Y preferiblemente a partir de la semana 14 de gestación, una vez superado el periodo de mayor riesgo teórico para el feto por la vacuna y con el fin haber alcanzado la vacunación completa antes de llegar al periodo de máximo riesgo de complicaciones de la infección natural.

En cualquier caso, y «dado que no existe contraindicación para la vacunación en ningún trimestre del embarazo, la administración de la dosis de refuerzo en el primer trimestre puede considerarse de modo individual en aquellas gestantes con presencia de comorbilidad o alto riesgo de exposición».

¿Y si las primeras dosis fueron de AstraZeneca o Janssen?

Son muchas las mujeres que se han quedado embarazadas después de haber recibido la pauta de vacunación con las dos dosis de AstraZeneca o la única de Janssen. En estos casos, desde FACME indican que, salvo decisión en contra, se debe «proseguir con la vacunación» utilizando para la dosis de refuerzo una vacuna de ARNm.

Los especialistas indican que, en estos casos, la dosis adicional se puede poner a partir de los 3 meses tras vacunación completa.

Un colectivo muy vulnerable a la Covid-19

Los expertos de la FACME recuerdan que «se ha demostrado que las embarazadas presentan mayor riesgo de COVID-19 grave, ingreso en UCI, necesidad de ventilación mecánica y muerte que la población general, aunque el riesgo absoluto permanece bajo».

«Además, podrían tener un riesgo incrementado de resultados adversos relacionados de la gestación, como el parto pretérmino y algunos riesgos neonatales derivados».

Añaden también que «la experiencia con el uso de las vacunas en el embarazo demuestra el amplio margen de seguridad de estas, incluso en el caso de las vacunas clásicamente contraindicadas como son las atenuadas».

Noticias relacionadas

«En el caso de las vacunas de la COVID-19, que no contienen agentes vivos, la creciente experiencia acumulada, que en el momento actual proviene en su mayoría de embarazadas vacunadas en el segundo o tercer trimestres, no ha mostrado señales de alerta en relación con la propia gestación y los recién nacidos».

Por todo ello, la Federación de las Asociaciones Científico Médicas Españolas insiste en la recomendación de la vacunar a las mujeres embarazadas, también con la dosis de refuerzo.