Los «secretos» de la variante Delta: es un «monstruo» al lado del coronavirus de Wuhan

Los «secretos» de la variante Delta: es un «monstruo» al lado del coronavirus de Wuhan
5
Se lee en minutos

El 18 de mayo pasado una mujer de 75 años comenzó a sentirse enferma. Tres días después, los sanitarios diagnosticaron que estaba contagiada de Covid-19. Ocurría en China. En el distrito de Liwan, ciudad de Guangzhou, provincia de Guangdong.

Solo 10 días después, esta mujer había provocado cinco generaciones de infectados.

Y al cabo de poco más de un mes, concretamente el 23 de junio, las autoridades chinas tenían localizados un total de 167 contagiados en 4 ciudades diferentes (Guangzhou, Maoming, Foshan y Zhanjiang) en Guangdong.

Todos ellos se vincularon al caso original (el de la mujer) a partir de datos epidemiológicos o genéticos. Y se ha comprobado que todos están infectados con la misma secuencia de ARN que la variante Delta.

Te puede interesar: ¿Son preocupantes los dos nuevos riesgos asociados a la vacuna de Janssen?

30 millones de PCR para poder comparar

Cuando las autoridades sanitarias chinas descubrieron la infección de coronavirus en la mujer de 75 años, se pusieron manos a la obra para detener el brote, localizar a los contagiados, aislarlos… y conocer las causas, las consecuencias, las características.

Entre el 26 de mayo y el 8 de junio de 2021 se realizaron en la zona cerca de 30 millones de pruebas de PCR.

Además, los investigadores del Centro de Guangzhou para el Control y la Prevención de Enfermedades analizaron los datos de las personas que habían puesto en cuarentena y los compararon con los observados durante el brote original del coronavirus en Wuhan. El causado en 2020 por las cepas históricas 19A y 19B.

De este minucioso y amplio estudio se han extraído importantes e impactantes conclusiones sobre la variante Delta.

la carga viral de la variante Delta es 1.260 veces superior

La primera es que los investigadores chinos observaron que la carga viral encontrada en las infecciones con la variante Delta era unas mil veces más alta que las que se encontraban en las cepas de Wuhan (19A, 19B) que circulaban al principio de la epidemia.

Concretamente, los investigadores revelan que las cargas virales en la primera prueba PCR fueron 1.260 veces más que las registradas el día en que se detectó por primera vez el SARS-CoV-2

Solo el 19% de las muestras de personas infectadas con las cepas originales del coronavirus, las históricas 19A y 19B, contenían una carga viral tan alta.

Empieza a contagiar mucho antes (en 2,3 días)

Epidemiológicamente, además, los investigadores observaron una diferencia notable y muy preocupante a la hora de valorar la rapidez infectiva de esta variante:

• Observaron un acortamiento del tiempo medio que tarda una persona recién infectada en poder infectar a otra.

Lógicamente, cuanto más corto sea este intervalo (llamado intervalo de serie), más rápida será la velocidad con la que se extienda la epidemia.

Y descubrieron que con la variante Delta sólo hacían falta 2,3 días para contagiar. Casi una tercera parte de lo que se observó en los estudios realizados con la primera variante de Wuhan, con la que el tiempo medio se situaba entre 5,5 y 7,5 días.

Te puede interesar: Test de autodiagnóstico COVID-19: qué son, cómo funcionan y cuándo y dónde podrás adquirirlos

Se detecta más rápido en la PCR

También se determinó el intervalo entre la exposición al virus y la primera vez en que esa carga viral era detectada en una prueba PCR.

Y este intervalo, que en el primer virus de la pandemia fue de seis días (con un pico a los 5.6 días), ahora es de solo cuatro días (con el pico a los 3,7 días).

Es un dato muy importante, porque visto el riesgo de transmisión tan temprano que tiene la variante Delta, los investigadores aconsejan cambiar el tiempo de validez de las PCR como «pasaporte» para moverse.

En China, las 72 horas de PCR que hacían falta para poder viajar en avión, tren o autobús, se redujeron a menos de 48 horas.

En menos de 3 días el virus ya se ha duplicado

El tiempo medio de generación, que es el tiempo que tarda una población microbiana en duplicarse, fue de 2,9 días, lo que supone que la variante Delta se reproduce en nuestro interior mucho más rápido.

Y así, tarda prácticamente la mitad que las primeras cepas, que necesitaban de 5,7 días.

Muy probablemente esa capacidad de replicarse más rápidamente le permite ser más contagiosa en la fase inicial de la infección.

Tarda menos en mostrar síntomas

El período medio de incubación de un virus es la duración entre la exposición inicial y el inicio de los síntomas de la enfermedad.

En los datos informados de Wuhan el período era de 5,2 días, mientras que en esta investigación es de 4,4 días.

Se contagia más en los primeros días, en fase presintomática

Los investigadores comprobaron que el 64,7% (44/68) de los eventos de transmisión ocurrieron durante la fase presintomática. Un dato superior a lo original, que era de 59,2%.

Los autores de la investigación no dudan manifestar una importante conclusión:

• «La mayor infectividad de la variante Delta durante la fase presintomática subraya la urgente necesidad de poner en cuarentena a los casos sospechosos o incluso que hayan tenido un contacto cercano. Y hacerlo antes del inicio de los síntomas o cribado por PCR».

Al principio cada persona puede infectar a 3,5

el número de reproducción efectiva (Rt) es la cantidad de personas que se infectan en promedio a partir de una persona enferma en un momento concreto. Y es uno de los datos fundamentales para manejar una pandemia desde el lado de los científicos, políticos…

Pues bien, en este caso concreto, los investigadores se encontraron en los primeros días con 3 infectados por persona hasta el 27 de mayo.

Luego aumentó a 3,5 del 27 al 29 de mayo.

A partir del 30 de mayo disminuyó y alcanzó un valor de 1. Cifra que estuvo fluctuando hasta el 15 de junio.

A partir de ese momento, fue menor que 1. Y a partir del 19, hasta el 23 que dura el estudio, no se notificaron nuevos casos.

Un estudio minucioso

Todos estos datos se han obtenido mediante una investigación epidemiológica en la que los sujetos de contacto se localizaron e identificaron mediante preguntas, imágenes de cámaras de vigilancia o rastreo a través de aplicaciones móviles.

Noticias relacionadas

Y una vez identificados se les aisló en cuarentena y se les realizó una prueba de PCR a diario.

El estudio ha sido publicado el 7 de julio en el sitio virological.org , y ahora, el 12, como un preimpreso en medRxiv.