Núria Tarifa Garcia, Pablo Quiroga, Úrsula Salvador

“Los problemas de fertilidad pueden llevar a vivencias y emociones que son un reto en la relación”

En casos graves, la infertilidad puede llegar a provocar depresión mayor al perder el sentido de la vida que le daba el proyecto de la maternidad/paternidad

Úrsula Salvador, Nuria Tarifa y Pablo Quiroga.

Úrsula Salvador, Nuria Tarifa y Pablo Quiroga.

2
Se lee en minutos
Redacción

Centre GRAT es un centro de psicoterapia en Barcelona. Ayudan a adultos, adolescentes y niños a superar su malestar y conseguir sentirse bien con ellos mismos, con su entorno y con su vida, mediante servicios especializados: terapia individual, de pareja, familiar, grupal y psiquiatría. Los psicólogos que conforman el equipo están especializados en diversos tipos de terapias y problemáticas y se caracterizan por su carácter positivo, cercano, cálido y sincero. 

-La infertilidad, más allá de poner difícil el hecho de tener hijos, ¿qué problemas puede acarrear a la persona?

-Para muchas personas tener hijos es su proyecto vital, por lo que cuando hay problemas en la concepción se puede generar, a nivel individual, una gran crisis al ver como muy posible no lograrlo. Durante el tiempo en el que la pareja intenta concebir sin éxito, los miembros de la pareja pueden experimentar ansiedad, tristeza y estrés, afectando al resto de áreas de su vida, entre ellas la pareja. En casos graves, la infertilidad puede llegar a provocar depresión mayor al perder el sentido de la vida que le daba el proyecto de la maternidad/paternidad.

-¿Cómo afectan estos problemas a la pareja?

-Los problemas de fertilidad pueden llevar a la pareja a vivencias y emociones que supongan un reto en la relación. En muchos casos se van a dar cambios importantes, por ejemplo, manteniendo relaciones sexuales según dicte el calendario de ovulación, convirtiendo un acto espontáneo en algo programado. Esto puede producir enfriamiento de las relaciones sexuales, inapetencia sexual, eyaculación precoz, el rechazo del otro en el plano sexual, etc. Si se prolongan en el tiempo, pueden acabar minando una parte de la relación. Si la pareja se somete a tratamientos de fecundación se inicia el tránsito por una odisea, entre costosos, complejos y dolorosos tratamientos (sobre todo para la mujer que experimenta los efectos físicos), generando un coctel emocional que puede afectar a la relación de pareja. Si los tratamientos se prolongan sin éxito, el nivel de frustración, sufrimiento y desgaste emocional puede ser muy grande, especialmente si el proyecto de maternidad/paternidad es prioritario en la proyección futura. La manera como la pareja gestione estas emociones es clave: algunas se apoyan mutuamente e incluso se llegan a unir más, otras, sin embargo, no lo soportan, desgastando la relación y llegando incluso a la ruptura.

Noticias relacionadas

-¿Qué soluciones proponéis desde Centre GRAT?

-Es imprescindible una buena comunicación en la pareja, que expresen cómo se sienten, se escuchen y empaticen para apoyarse y evitar malentendidos. Por ejemplo, la frustración de uno puede percibirse como mal humor o enfado por el otro. Si notáis que el malestar entre los dos cada vez es mayor y no conseguís reconducir la situación, una buena opción es consultar con un psicólogo experto en terapia de pareja que os ayude a desatascar la situación y volver a uniros. En los casos en los que no se consigue la concepción, será necesario trabajar el duelo del proyecto vital y de pareja y darle un nuevo sentido a la vida