Ir a contenido

Sector funerario

La despedida más íntima para los animales de compañía

Cel Amic es la primera funeraria de mascotas de la Catalunya central

Recepción de la funeraria de mascotas Cel Amic ubicada en Sant Fruitós de Bages.

Recepción de la funeraria de mascotas Cel Amic ubicada en Sant Fruitós de Bages.

Decir adiós para siempre a una mascota no es sencillo. Con los perros, gatos y otros animales de compañía se crea un vínculo tan fuerte que en el momento que se van es esencial tratarlos con el respeto y la dignidad que se merecen. Es la filosofía de Cel Amic, la primera funeraria de mascotas de la Catalunya central, ubicada en el polígono Sant Isidre III de Sant Fruitós de Bages (calle Puigmal, 26), cerca de Manresa.

Dispone de dos salas de velatorio donde los propietarios de los animales de compañía tienen la posibilidad de despedirse en la intimidad antes de incinerarlos. Es un ritual muy humanizado. Tal como explican Jordi y Pau, responsables de la funeraria de mascotas, "en Cel Amic ofrecemos los mismos servicios que los establecimientos funerarios para el velatorio de personas, cuidamos todos los detalles para dar la tranquilidad y el acompañamiento que los clientes necesitan en estos momentos tan delicados".

Una mujer corre con su perro por la arena de una playa. 

Abrieron puertas este verano y "la aceptación es muy buena. Ya trabajamos con más de cincuenta veterinarias de toda Catalunya". Los servicios que se ofrecen son el de recogida del animal con vehículo autorizado, servicios de incineración, sala de despedida y catálogo de urnas.

Dos tipos de incineración

En la individual se incinera un solo animal en el horno crematorio, con la entrega de las cenizas en una urna que el cliente puede elegir entre un amplio catálogo donde hay de biodegradables, de diseño o complementos para el recuerdo. Además, el precio incluye la posibilidad de asistir al proceso, y disponer de una sala de despedida. Tiene un coste aproximado de 300 euros.

Ofrece un servicio de calidad, rápido, transparente y de confianza

En la colectiva, se incineran conjuntamente varios animales y las familias no pueden recuperar las cenizas de la mascota. El precio se sitúa alrededor de los 100 euros. "De momento las incineraciones colectivas son las más comunes, pero cada vez hay más familias que escogen la incineración individual y quieren presenciar la despedida de su perro o gato, que es la mascota más habitual, pero también nos llegan conejos, pájaros y animales exóticos", comentan Jordi y Pau.

La calidad del servicio, la rapidez, la transparencia y la confianza que da el equipo de profesionales es el valor añadido de Cel Amic.