En el muelle de Marina

Barcelona da ocho años más de vida al club de patín vela en la playa

La continuidad del restaurante queda supeditada a que consiga o no licencia de actividad que incluya terraza y edículo exterior

Barcelona salvará el club de patín vela pero deja en el aire su restaurante

Famosos del teatro y la televisión, contra el cierre de un restaurante de playa en Barcelona

Edificación del Club Patí Vela Barcelona y parte de su exterior.

Edificación del Club Patí Vela Barcelona y parte de su exterior. / Club Patí Vela Barcelona.

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los más de 200 socios del Club Patí Vela Barcelona y los muchos aficionados que acuden a cursos o actividades vinculados con este y otros deportes acuáticos celebran el nuevo acuerdo que permitirá a la entidad continuar en su privilegiada ubicación del muelle de la Marina, a un paso del Port Olímpic. La empresa municipal BSM, que gestiona la transformación urbanística de la zona, ha renovado por ocho años (y dos posibles de prórroga) con el club que promueve este deporte considerado "genuino" de la ciudad y que inició su proyecto en este enclave en 2016. Sin embargo, el futuro de su restaurante Red Fish queda a expensas de que su operador gastronómico logre una licencia para mantener también la terraza y edículo exteriores que precisa para ser viable económicamente.

Edículo y terraza del restaurante Red Fish, en el exterior del Club Patí Vela Barcelona, que podría cerrar en unos días.

Edículo y terraza del restaurante Red Fish, en el exterior del Club Patí Vela Barcelona, que podría cerrar en unos días. / Elisenda Pons

Fuentes del Club Patí Vela Barcelona han confirmado a este diario que hace apenas unos días se rubricó el nuevo contrato de alquiler, en cierto modo "a precario" en cuanto a que queda supeditado a las modificaciones urbanísticas que pueda haber del muelle de Marina, ya que la zona está en plena reordenación desde que el ayuntamiento asumió hace tres años la gestión de esta parte del litoral. Los responsables de la entidad están satisfechos de poder continuar con su labor de difusión de esta práctica deportiva, sin ánimo de lucro. Las discrepancias económicas habían demorado la resolución, porque el club no podía hacer frente a las exigencias municipales. Pero finalmente ha habido consenso porque el consistorio ha rebajado sustancialmente sus expectativas, según ha podido saber este diario.

La renovación da continuidad a la actividad de los 1.000 metros interiores más unos 3.000 exteriores en uso exclusivo de club de patín vela. Pero BSM enfatiza que la cabida del restaurante (considerado "servicio complementario") debería limitarse lo que "marca la normativa" para el Port Olímpic y por tanto puede ocupar solo un 8% del recinto interior del club. En concreto 90 metros cuadrados, precisan. El plan especial que le afecta no contempla que pueda mantenerse la parte de terraza destinada a restauración, insiste la empresa municipal, ya que todo el exterior debe destinarse a "usos náuticos", en este caso a embarcaciones varadas, puntualizan.

Esta situación hizo que el Gremi de Restauració de Barcelona entrase hace meses en la negociación municipal para defender los intereses de Red Fish, uno de sus agremiados, argumentando que la redacción del plan daba lugar a "dudas sobre su interpretación", y defendiendo que el restaurante siga operando sin cambios estructurales.

El futuro de la oferta gastronómica

Para aumentar la presión social sobre esta causa, la patronal lanzó la semana pasada una campaña de vídeos en redes sociales donde 34 caras populares del teatro y, la televisión tomaban partido en favor del establecimiento conocido por su colorida estructura exterior (con un jardín en la azotea) y ubicado en primera línea de mar.

Suscrita la continuidad del club de patín vela y su actividad, el nuevo paso del gremio y el operador del Red Fish en los próximos días será solicitar la correspondiente licencia al distrito de Ciutat Vella para poder operar la actividad de restauración fuera y dentro, con terraza y sin derribar el edículo, insisten. En su día, la aportación económica del negocio fue esencial para dar salida a la creación del club.