Limitación en el centro de la ciudad

Barcelona da por erradicados los grupos masivos de turistas a golpe de megáfono en Ciutat Vella

Datos de marzo a agosto indican que la norma que impide colectivos con guía de más de 20 visitantes funciona

Prorrogado el coto a grupos turísticos en el centro de Barcelona: máximo 20 personas

Barcelona limitará los grupos turísticos a 20 personas en Ciutat Vella a partir de marzo

Entra en vigor la limitación de grupos de turistas en zonas de Ciutat Vella en Barcelona

Un grupo de turistas siguen a su guía, por una calle de Ciutat Vella, en Barcelona.

Un grupo de turistas siguen a su guía, por una calle de Ciutat Vella, en Barcelona. / MANU MITRU

Toni Sust

Toni Sust

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Barcelona y el turismo mantienen una relación intensa: el sector ha tenido en los últimos años un peso económico innegable y decisivo en la ciudad, que se combina con una serie de efectos negativos que van de la creciente dificultad del acceso a la vivienda a lo difícil que es caminar por algunas calles para el ciudadano local, obligado con frecuencia a sortear visitantes.

Por este último motivo, ERC propuso hace dos años limitar el número de personas que forman los grupos de turistas que recorren Ciutat Vella con un guía. El gobierno de Barcelona en Comú y el PSC recogió el guante y, tras un proceso de elaboración y aprobación de un decreto, la norma empezó a aplicarse este año: estuvo vigente en el distrito desde el 1 de marzo pasado hasta el 31 de agosto. Y lo sigue estando, ya que la limitación fue aprobada para 12 meses más, hasta septiembre de 2024

20 turistas como máximo

La regulación afecta solo a Ciutat Vella e impide que los grupos que la recorran estén compuestos por más de 20 turistas, veta que el guía se comunique con ellos con un megáfono o amplificador y limita el número de grupos que puede haber en algunos puntos del centro de la ciudad. Las sanciones previstas para los casos en los que se respeten estas condiciones van de 1.500 a 3.000 euros.

Ahora, el gobierno de Jaume Collboni hace balance del resultado que ha tenido el decreto, con los datos recabados de marzo a agosto, que arroja dos conclusiones esenciales: en general, el cumplimiento de la restricción ha sido casi total. En particular, no se han visto más megáfonos que ofendan con sus gritos al que no quiere escuchar algunas explicaciones.

7.000 grupos, 260 incumplidores

Los datos, a los que ha tenido acceso este diario, afectan a dos periodos, de marzo a de mayo y de junio a agosto. En los primeros tres meses, un 96% de los grupos respetaron la limitación, y el porcentaje subió a un 97% en los tres posteriores, los veraniegos.

El consistorio cuenta con personal que analiza cuántos grupos turísticos recorren Ciutat Vella y que informa a los guías sobre la regulación. De marzo a finales de mayo, fueron detectados 3.279 grupos de turistas en la zona. De ese total, 141 incumplieron las normas. De junio a finales de agosto, fueron 3.859 los grupos contados, y 122 los incumplidores.

Los incumplimientos, según los datos, se dieron en casos en los que los grupos eran de 24 o 25 integrantes. En cambio, no se dio ningún caso de guía turístico con megáfono, y el análisis municipal indica que el uso de sistemas de auriculares para las explicaciones se ha incrementado.

Dos expedientes

En la parte inicial de la aplicación de la norma, la Guardia Urbana llegó a abrir dos expedientes sancionadores, pero su actuación no ha sido necesaria. El consistorio prepara campañas informativas para los operadores turísticos y para el Puerto de Barcelona, para que los cruceristas conozcan la regulación.

En junio de 2022, el consistorio cerró un acuerdo con dos colectivos que representan a 800 guías, la Associació de Guies Habilitats per la Generalitat de Catalunya per un Turisme Responsable i de Qualitat (AGUICAT) y la Associació Professional de Guies de Turisme de Catalunya (APIT), para que suscribieran un compromiso de buenas prácticas. En aquel entonces no estaba claro todavía cómo se podría blindar la limitación de los grupos. Ahora existe una capacidad sancionadora. Agentes cívicos municipales se encargan de vigilar que no haya incumplimentos.

De 15 a 20 turistas

Cuando, a instancias del ya exconcejal republicano Miquel Puig, el pleno aprobó por primera vez limitar los grupos en Ciutat Vella, en noviembre de 2021, lo hizo fijando en 15 turistas el máximo y determinó que en algunas calles los grupos solo podrían circular en un sentido.

Cuando la norma fue perfilada, y se aprobó definitivamente, en noviembre de 2022, se subió de 15 a 20 personas como máximo. El entonces concejal de Ciutat Vella,  Jordi Rabassa, argumentó el cambio porque ser la elegida una cifra que casa con el número de turistas que caben en un autocar. En cuanto a la circulación restringida a un solo sentido, la restricción fue descartada por considerar que no resultaba determinante.

Sí se mantuvo una segunda limitación, la de cuántos grupos pueden coincidir en los lugares más concurridos. La plaza de Sant Jaume y la plaza Reial son, con ocho, los espacios que más pueden acoger a la vez. Los que menos, la plaza de la Barceloneta y la fachada del Palau de la Música, plaza de Lluís Millet: solo un grupo es permitido, es decir, un segundo no puede entrar hasta que salga el anterior. 

Lugares restringidos

Los 12 lugares de Ciutat Vella en los que se aplican las restricciones son los siguientes:

  • Plaza Sant Jaume (máximo 8 grupos)
  • Plaza Reial (máximo 8 grupos)
  • Plaza del Rei (máximo 5 grupos)
  • Fosar de les Moreres (máximo 3 grupos)
  • Paseo del Born (máximo 3 grupos)
  • Fachada de Santa Maria del Mar (máximo 3 grupos)
  • Plaza del Pi (máximo 3 grupos)
  • Plaza Sant Felip Neri (máximo 2 grupos)
  • Plaza Isidre Nonell (máximo 2 gruposs)
  • Calle de Salomó Ben Adret / Placeta Manuel Ribé i entorns (máximo 2 grupos)
  • Plaza de la Barceloneta (máximo 1 grupo)
  • Fachada del Palau de la Música (Plaza Lluís Millet) (máximo 1 grupo)