De los jardines del Palau Reial a Torre Girona

Barcelona sale al rescate del ‘show’ privado de luces de Navidad que el Govern desechó

Los "frágiles" jardines del Palau de Pedralbes, amenazados por la masificación

Pedralbes volverá a acoger el 'show' privado de luces de Navidad cuestionado por los vecinos

Los jardines de la Torre Girona, en Barcelona.

Los jardines de la Torre Girona, en Barcelona. / MANU MITRU

Jordi Ribalaygue

Jordi Ribalaygue

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un espectáculo de luces atrajo a miles de asistentes en la Navidad de 2021 a los Jardines del Palacio de Pedralbes, el recinto de alto valor patrimonial y paisajístico de la avenida Diagonal, en Barcelona. ‘Natura encesa’ -así se llamaba el ‘show’- fue tan exitoso que se prorrogó hasta bien entrado enero de 2022, sin escapar a cierta polémica: recibió a un público nutrido a lo largo de las sesiones que programó durante más de un mes, pero no obtuvo el visto bueno preceptivo de la Generalitat hasta que faltaban solo cuatro días para que el recorrido lumínico se clausurase. El Departament de Cultura justificó la demora en que la atracción abrió sin que el Ayuntamiento le avisara a tiempo de que permitía ocupar parte del parque, que alberga flora y mobiliario protegidos al mayor nivel posible. Dos años después, las figuras luminosas volverán a la capital catalana, pero en una nueva ubicación.

En todo caso, se trasladan cerca, a las inmediaciones de su anterior emplazamiento. El consistorio ha confiado en Naturaleza Encendida SL -la misma empresa que promovió el espectáculo en 2021- para que el ‘tour’ de luz navideño se instale esta vez en los jardines de la Torre Girona, resguardados como bien con elementos de interés. Se cederán 17.538 metros cuadrados de octubre a febrero para el festival. Equivale a la “práctica totalidad del parque” y con posibilidad de repetir a finales de 2024, según consta en la licitación. La zona verde se halla en la calle situada justo encima de la finca que alberga el Palau Reial. 

La titularidad de los Jardines de Pedralbes ha cambiado de manos entre una edición y otra del mismo evento. El Ayuntamiento fue propietario del palacio y su vergel hasta febrero de 2022, cuando formalizó la cesión a la Generalitat. Una vez completado el traspaso, el ejecutivo de Pere Aragonès no dio opción a que el itinerario luminoso volviese el año pasado al recinto monumental de Pedralbes, declarado Bien Cultural de Interés Nacional.

El Govern admite a EL PERIÓDICO que desechó que 'Natura encesa' se asentara de nuevo en los jardines. Subraya que, cuando obtuvo la propiedad, se decidió que el palacio y su perímetro fueran sede de representación institucional. “No quiere decir que no se puedan hacer otras actividades, siempre y cuando la Generalitat considere que son de interés público. En el caso del espectáculo de luces de Navidad, se valoró que no era de interés público. Por eso se denegó”, aclaran fuentes del ejecutivo.  

La respuesta de la empresa

El Ayuntamiento ya señaló la semana pasada a este medio que la Generalitat no autorizó que el ‘show’ regresara a los jardines del palacio en 2022. Por entonces, la administración autonómica ya poseía el espacio y el consistorio no tenía opción de conceder licencia al circuito de alumbrado por segunda vez consecutiva en Pedralbes. 

La empresa encargada de ‘Natura encesa’ discrepa de la versión de ambas instituciones. Sostiene que “lo que pasó es que la Generalitat no sacó el concurso” para que se celebrara otra edición. La compañía atribuye que la licitación no se convocara en 2022 a que “probablemente” todavía se estaba “en medio del proceso de trasvase” de la titularidad del espacio.  

El jardín de la Torre Girona, en Barcelona.

El jardín de la Torre Girona, en Barcelona. / MANU MITRU

Por su parte, el consistorio explica que recibió la petición de un promotor para organizar un recorrido lumínico en Torre Girona. De ahí que convocara el concurso público a finales de junio, al que solo se presentó Naturaleza Encendida SL. Las bases de la licitación exigían que los candidatos acreditaran haber montado espectáculos de luces de un mes como mínimo de duración en el último lustro en la Unión Europea. La adjudicataria cumple con el requisito. 

Por su parte, la empresa no confirma si envió una solicitud al consistorio en que sugiriera ubicar el circuito en Torre Girona. Sí afirma que ha mantenido conversaciones con el Ayuntamiento, porque ha mostrado interés por regresar a Barcelona durante “mucho tiempo”. Enmarca los contactos en las rondas que sostiene con varias ciudades para desplazar su espectáculo, que es itinerante. 

El Ayuntamiento añade que la firma ha ofrecido pagar 545 euros por cada uno de los 110 días que se alojará en el parque. El precio de salida era mucho inferior, 179,17 euros, y no alcanza los 810 euros de canon de ocupación que figura en las ordenanzas fiscales. El consistorio insta a no cerrar el acceso a los jardines a los vecinos y dejar, al menos, "el mínimo espacio posible y por el mínimo tiempo imprescindible". Se sometió también a concurso la realización de un itinerario similar para la próxima Navidad en el Laberint d’Horta, pero no se presentaron ofertas. 

Alegaciones en contra

La Generalitat y el Ayuntamiento calificaron de “frágiles” los Jardines del Palacio de Pedralbes en 2022. Desde hace años, la Asociación de Vecinos de Zona Universitària cuestiona que los eventos multitudinarios sean apropiados para preservar la flora y la fauna del recinto, blindado con la máxima categoría patrimonial.

El presidente de la entidad vecinal, Josep Maria Guillumet, cree que es una “arbitrariedad” entregar de nuevo licencia al ‘show’, al que criticaron cuando aterrizó en Pedralbes: “Fue una desfiguración total del parque. Genera ruido para los animales y las personas, humo por la niebla escénica que expulsa, cuelgan decoración en los árboles… Hace dos años, extendieron un millón de luces led y 10 kilómetros de cable. No es compatible con unos jardines protegidos”. 

La asociación de vecinos prepara alegaciones contra la cita navideña. Uno de los motivos por los que se opone es que cree que el recorrido lumínico es "contradictorio" con la suspensión de licencias vigente hasta abril de 2025 en el edificio histórico de Torre Girona, que impide cualquier tipo de reforma en el inmueble mientras se estudia si se incorpora a los planes de protección de patrimonio de Barcelona. “Es una osadía que se acepte una actividad que puede ser perjudicial para un bien que se debe preservar”, opone Guillumet.