Despedida

Luz Guilarte abandona el ayuntamiento de Barcelona tras ser descabalgada como presidenta de Ciutadans

La concejala Luz Guilarte (Ciutadans) abandona el Ayuntamiento de Barcelona y la política

Toni Sust

Toni Sust

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Luz Guilarte, presidenta del grupo municipal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona, ha presentado este lunes su renuncia como concejala y ha anunciado que abandona el consistorio y la política. Su anuncio llega una semana después de que los otros dos ediles de Ciutadans en Barcelona, Paco Sierra y Noemí Martín, la destituyeran en una votación que el ayuntamiento consideró válida. Sierra y Martín se convirtieron, con su mayoría de dos votos a uno, en el nuevo presidente y la portavoz del grupo. Guilarte pasó a ser portavoz adjunta. Y en ese mismo encuentro destituyeron al coordinador del grupo, José María González, que de hecho es el motivo original de la discrepancia que ha generado el descabalgamiento y posterior renuncia de Guilarte.

Sierra y Martín, que este lunes han seguido por ‘streaming’ la despedida de Guilarte, le propusieron seguir como presidenta si aceptaba la destitución de González. Pero la respuesta ha sido negativa. “Como ustedes comprenderán, estos momentos están siendo tremendamente difíciles”, ha empezado Guilarte, que ha acusado a sus ya excompañeros de grupo de forzar su destitución como “represalia” por no querer sumarse a “una trama” que en su opinión llevaba “meses” preparando este movimiento.

Adiós como alcaldable

“No es posible que en estas condiciones pueda seguir en el proyecto y encabezar una candidatura en mayo 2023”, ha proseguido Guilarte, que ha anunciado así que no será candidata en las municipales, plaza que ya tenía confirmada oficialmente, sin la celebración de primarias porque al no llegar Ciutadans a 400 militantes en Barcelona no eran necesarias.

Emocionada, pero se diría que también algo aliviada, la exedila ha explicado que ha sido un orgullo participar en la vida política, tanto en el Parlament como en el consistorio, y ha anunciado que retomará su carrera profesional.

Valls, Artadi

Es la tercera jefa de filas que deja el ayuntamiento este mandato en el consistorio, después de que lo hiciera Manuel Valls, presidente de Barcelona pel Canvi, y Elsa Artadi, de Junts per Catalunya. De hecho, Guilarte iba en la lista de Valls, que generó dos grupos, el de Ciutadans y el de Barcelona pel Canvi, hoy denominado Valents y encabezado por Eva Parera.

“Hasta siempre”, ha proclamado Guilarte antes de dejar la sala de grupos del consistorio, a la que ha llegado con varios miembros del equipo de comunicación de Ciutadans. Seguirá siendo, ha precisado, militante de base del partido.

Sierra comparece

Casi dos horas después de que compareciera Guilarte lo han hecho Sierra y Martín. Ellos han hablado en la calle, en la plaza de Sant Jaume, acompañados por los mismos miembros del equipo de comunicación, que, según propia confesión, se encuentran ahora en el medio de la crisis.

Sierra ha asegurado que él y la nueva portavoz intentaron que Guilarte aceptara volver a ser presidenta, una vez asumiera la destiución del coordinador. También ha explicado que querían que siguiera como candidata a las elecciones de mayo próximo e incluso que si hay primarias, para lo que es necesario que Ciutadans tenga 400 militantes en Barcelona, cifra que hoy no alcanza, la hubieran apoyado.

Porque Sierra descarta presentarse a esas primarias para ser alcaldable. "No soy el candidato más idóneo", ha dicho. El concejal espera que el partido se avenga a dialogar. Pero por ahora no parece que eso vaya a pasar. A Sierra se le ha abierto expediente de expulsión. En cuanto a Noemí Martín, ahora mismo lleva 11 días como concejala. Probablemente, de los más movidos de su vida.

Ahora está por ver si el siguiente de la lista de Manuel Valls en 2019, Fernando Carrera, acepta o no convertirse en el nuevo concejal. Y como ahora es asesor del PSC en el consistorio y adjunto al primer secretario de los socialistas en Ciutat Vella, si lo hace como edil no adscrito, votando con el PSC en plenos y comisiones, o si entra en Ciutadans o Valents, las dos criaturas que sobreviven de los tiempos de la candidatura con la que el exprimer ministro francés Manuel Valls vino a la capital catalana para ser su alcalde con un apoyo económico de sectores adinerados que solo le sirvió para lograr seis concejales, y el mal menor de evitar que ERC gobernara al ciudad al entregar tres votos a Ada Colau para que pudiera repetir como alcaldesa.

La dirección

La crisis de Ciutadans es por ahora el último coletazo de aquella aventura electoral de Valls. La dirección de Cs ha agradecido la labor de Guilarte y ha afirmado que en estos momentos "estudia todos los escenarios posibles" sobre la configuración del grupo y que "en el momento oportuno" anunciará los " príximos cambios".

Pero Sierra sostiene que el partido no puede anular el grupo en Barcelona, por la situación especial que le confiere la Carta Municipal, algo que sí es posible, subraya, en otros consistorios. Y él no tiene, ha dicho, intención de que el grupo deje de ser el de Ciutadans.