El problema de la vivienda

Una habitación en un piso compartido cuesta 450 euros en Barcelona

  • La oferta se ha reducido un 73% en la ciudad en el último año, empujando los precios un 14% al alza. Solo San Sebastián resulta más caro para compartir techo

Viviendas de alquiler anunciadas en una inmobiliaria de Barcelona.

Viviendas de alquiler anunciadas en una inmobiliaria de Barcelona. / Ferran Nadeu (EPC)

2
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Contar con una habitación de alquiler dentro de un piso compartido cuesta ya 450 euros mensuales en Barcelona. La cifra asusta pero es un simple reflejo del desbocado precio de los alquileres en la ciudad, y de la menguante oferta (cae un 73% en un año) de viviendas disponibles en el mercado local para compartir, según un informe realizado por el portal inmobiliario Idealista.

Esta fórmula se ha extendido en los últimos años mucho más allá de la etapa estudiantil. Para miles de barceloneses es la única vía para poder emanciparse, y otras personas se ven abocadas a compartir techo ante el encarecimiento de los precios de la vivienda y la imposibilidad de afrontar un arrendamiento con una nómina modesta. En promedio, este perfil de inquilino que alquila solo una habitación tiene 34 años en la capital catalana, dos años más, por ejemplo, que en el caso de Madrid.

Los autores del informe atribuyen el aumento del 14% en la mensualidad media a la escasez de producto disponible. Una oferta que además suele tener como condiciones no fumar en el domicilio ni llevar mascotas.

En otras ciudades catalanas la progresión va en el mismo sentido. En Tarragona y Girona la oferta ha caído un 53%, pero el precio ha subido especialmente en la primera, un 20%.

Radiografía en España

Solo hay una capital de provincia (Palma) donde las opciones hayan mermado aún más en un año que en Barcelona, mientras que el aumento de precios ha sido aún más alto en Almería y Málaga (20%), Valencia (18%), Santander (16%) y Alicante (15%).

En la actualidad, y según los miles de anuncios que Idealista computa, San Sebastián es la ciudad con los alquileres de habitaciones más caros de España, ya que alcanzan los 460 euros mensuales de media. Muy de cerca le sigue Barcelona (450 euros), y a continuación Madrid (420), Palma (400), Bilbao (370), Málaga (350) y Pamplona (350).

Al contrario, las más baratas para tener compañeros de piso son Ciudad Real (175 euros mensuales), Palencia (200), Jaén (200), Cáceres (200) y Ávila (210).

En el conjunto del país, la media de quienes comparten piso ha subido un año, hasta los 34 años. No obstante hay notables diferencias según el territorio: Vitoria, Oviedo y Ávila coinciden en los habitantes de más edad, con una media de 42 años. Les siguen Palma, Huelva y Palencia con 40 años, y a continuación figuran León y Alicante con 39 años.

Noticias relacionadas

Mucho más jóvenes son en promedio en Valencia (26), Castellón de la Plana (27) y Santander (27).

En cuanto a volumen de oferta, más de la mitad se concentra en tres ciudades, Madrid (32%), Barcelona (10%) y Valencia (9%).