Vuelta a la normalidad

Turisme de Barcelona pronostica un verano con cifras de prepandemia

A pesar de la falta de turismo ruso, por la guerra de Ucrania, y asiático, por las restricciones de movilidad por la covid-19, se esperan niveles cercanos a los de 2019

Turisme de Barcelona pronostica un verano con cifras de prepandemia

ACN

2
Se lee en minutos
ACN

Turisme de Barcelona prevé un verano 2022 con cifras turísticas muy similares a las de antes de la pandemia. "Pensamos que será un buen verano después de dos años muy duros y al 20% de la actividad normal. En dos meses ha habido un cambio de escenario muy importante", ha afirmado el presidente de la entidad, Eduard Torres, en una entrevista en el canal 3/24.

"En febrero todavía había afectaciones por ómicron, pero este abril hemos vuelto a la normalidad", ha corroborado Torres. "Aún no podemos afirmar si en verano alcanzaremos los niveles de 2019, pero nos acercaremos", ha recalcado el presidente de Turisme de Barcelona.

Sin turismo ruso, pero en niveles de prepandemia

El perfil del turista en la capital catalana sigue siendo bastante similar al de antes de la pandemia, a excepción del turismo ruso –debido a la guerra de Ucrania- y el turismo asiático, aún con restricciones de movilidad por la covid-19. "Son dos mercados que suman un 10% del turismo en Barcelona, pero si tomamos el 90% de los turistas restantes estamos a niveles prepandemia", valoró el presidente de Turisme de Barcelona, que quiso hacer hincapié en la rápida recuperación del turismo estadounidense.

"Se trata de una sorpresa positiva. Desde la óptica de EEUU, nos parecía que podrían pensar que Europa está en guerra", ha puntualizado Torres, quien igualmente ha resaltado el buen flujo de visitantes de países emisores habituales como Francia, el Reino Unido, Italia, Alemania o Países Bajos.

Extender la tasa turística

Eduard Torres también ha reclamado que la tasa turística no recaiga sólo en alojamientos y se extienda a otros sectores como restauración o comercio.

Noticias relacionadas

"Actualmente todo el peso de la tasa turística recae sobre el sector del alojamiento y quizás otros sectores que también se benefician del turismo se podrían corresponsabilizar un poco con la tasa", ha reflexionado en voz alta Torres, que ha apuntado hacia la restauración, el comercio, los museos, los teatros y la alimentación-bebidas.

Sobre el aumento de la inflación, el presidente de Turisme de Barcelona reconoció que afectará a la economía en general, pero que el turismo se podría ver "menos afectado" que otros sectores. "Barcelona está en proceso de recuperación de los niveles de ocupación turística que tenía en 2019 y también se nota una recuperación clara en términos de precios", ha comentado Torres.

Temas

Turismo