Urbanismo

Los antiguos 'ocellaires' de la Rambla denuncian al ayuntamiento para frenar su desahucio

  • El paradista mayoritario presenta en el juzgado un recursocontencioso-administrativo contra el consistorio para evitar el desalojo, previsto para el día 17

  • El gobierno municipal recuerda que no hay fecha prevista de retirada y que el plan especial de ordenación del paseo limita el tipo de paradas

Quioscos donde antiguamente había pajarerías en La Rambla de Barcelona, en mayo de 2018.

Quioscos donde antiguamente había pajarerías en La Rambla de Barcelona, en mayo de 2018. / Jordi Cotrina

3
Se lee en minutos
El Periódico

El paradista mayoritario de las antiguas pajarerías de la Rambla, la familia Cuenca, ha denunciado el Ayuntamiento de Barcelona en los juzgados para conseguir detener su desahucio administrativo, previsto para el 17 de septiembre. Xavier Cuenca, miembro de la tercera generación de la familia Cuenca, propietaria de cinco de los 11 puestos, ha explicado que se han visto abocados a presentar un recurso contencioso-administrativo contra el consistorio "porque sabemos que tenemos la razón" en que sus concesiones no se han extinguido y "porque no hay diálogo con el ayuntamiento".

El recurso contencioso-administrativo tiene como objetivo que se archive y deje sin efecto la resolución de 14 de junio de 2021, correspondiente al expediente administrativo incoado por el consistorio, que declara la extinción de las concesiones que ostentan los antiguos pajareros, hoy dedicados a la venta de productos para turistas. Según la citada resolución, el ayuntamiento defiende que el plazo de 50 años de duración máxima de las concesiones ha expirado porque se otorgaron en 1971 y, por tanto, tiene derecho a clausurar y derribar las paradas que se abrieron a finales del siglo XIX.

Cuenca, que ha negado que las concesiones sean de 1971 y ha retado al ayuntamiento a mostrarlas, asegura que la vigencia de las concesiones data de 1999 y 2010 por las diferentes modificaciones de las regulaciones municipales y del cambio de usos a que se han visto sometidas las licencias municipales otorgadas a los vendedores. Además, el comerciante señala que si el argumento municipal sobre la finalización de las concesiones fuera válido legalmente, en estos momentos habrían caducado las licencias de muchos de los puestos de los mercados municipales.

Diferencia de criterios

En el recurso se argumenta también que si se toma por referencia la fecha de 1971, las concesiones tendrían una duración de 99 años, dado que así lo preveía la legislación vigente en el momento de su otorgamiento y la jurisprudencia aplicable. En su comparecencia ante los medios, Cuenca ha enfatizado que lo que quieren es "encontrar una solución consensuada con el ayuntamiento. Un acuerdo que beneficie o perjudique el mínimo a todas las partes: los paradistas, el ayuntamiento y los trabajadores y esto solo se puede encontrar hablando".

Fuentes municipales consultadas por Efe han asegurado que "se ha mantenido el diálogo con ellos en todo momento pero sus quioscos no pueden permanecer en la Rambla", aunque todavía no hay fecha de retirada de las paradas. "El gobierno municipal ha expresado su voluntad de retirar las paradas durante este año, pero todavía no hay ninguna fecha concreta porque queremos hacerlo una vez se hayan agotado todos los plazos legales", han indicado.

Los quioscos del futuro

Además de señalar que las concesiones han caducado, el ayuntamiento argumenta que en 2016 se aprobó definitivamente el plan especial de ordenación de la Rambla de Barcelona, que incluía el tipo de quioscos que podía haber en el futuro paseo: los de flores, los de prensa, los de la ONCE y el Museo de Cera. "Ese documento no contemplaba ya los quioscos de los antiguos pajareros y, por tanto, estos deberían desaparecer del emblemático paseo porque su presencia es incompatible con la nueva ordenación propuesta", señalan estas fuentes, y las posteriores aprobaciones del anteproyecto y el proyecto ejecutivo han avanzado en esta línea, subrayan.

Los antiguos pajareros plantean al Ayuntamiento que incluso en la peor situación, el cierre definitivo, los puntos de venta actuales sigan abiertos hasta el 2028, cuando

Noticias relacionadas

las obras de remodelación de la Rambla afectarán al tramo norte del paseo, donde están ubicados los 11 quioscos, situados todos en la parte alta.