En Barcelona

Lanzamiento de bolsos y carrera con tacones contra las agresiones homófobas

  • Varias personas se concentran en el centro de Barcelona para celebrar unas "Mariolimpiadas" para mostrar su apoyo a Quim, un hombre que denunció en las redes sociales agresiones continuadas por ser homosexual

Lanzamiento de bolsos y carrera con tacones contra las agresiones homófobas

Lanzamiento de bolsos y carrera con tacones contra las agresiones homófobas / El Periódico

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

"Hemos celebrado unas ‘Mariolimpiadas’ para decirles a los que no nos quieren ver, que aquí estamos. Y que Quim no está solo, que somos muchos más". El 20 de agosto, Quim fue agredido verbalmente de nuevo en el centro de Barcelona, en una plaza situada al lado de su casa. Un capítulo más en un acoso continuado en el barrio de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera por parte de un grupo de personas que le increpan desde hace cuatro años por ser homosexual.

“Me estaba fumando un cigarrillo en el banco y me gritaron que me fuera de esta plaza, que aquí no me querían, al grito de ‘maricón’. Al ver que no me iba, me amenazaron con abrirme la cabeza con una botella de cristal, diciendo que mi mente estaba sucia porque era un maricón de mierda”, explica en declaraciones a este diario. Se asustó, llamó a los Mossos d'Esquadra y le recomendaron que se marchara. Los agresores le conocían, sabían dónde vivía e incluso su número de teléfono, porque llegó a recibir llamadas anónimas con amenazas. Harto, decidió publicar su situación en las redes sociales y varias organizaciones se pusieron en contacto con él mostrándole su apoyo y ofreciéndose a convocar una concentración que ha tenido lugar este domingo en los Jardines del Pou de la Figuera, conocidos popularmente como el Forat de la Vergonya.

Una conjunción reivindicativa y festiva es la que ha reunido esta tarde a un centenar de personas convocadas por varios colectivos LGTBIQ+. Con música a todo trapo y un 'speacker' a la altura, han competido en lanzamiento de bolsos, se la han jugado en una carrera con tacones y han premiado la mejor camisa de leñador. "Reivindicamos desde la rabia, pero también desde la alegría", apunta uno de los participantes. Según datos del Observatorio contra la Homofobia, se han registrado 179 "incidencias por LGTBIfobia" este 2021.

Las secuelas perduran

"Me salió de dentro publicar lo que estaba sufriendo. Estructuré todo lo que me ha pasado desde que salí del armario con 13 años hasta hoy", relata Quim. Explica que le pegaron una paliza en La Pobla de Segur, su pueblo natal, cuando tenía 26 años. Las secuelas todavía perduran: "Me encerré en casa por miedo. Sólo intentaba dormir al máximo para no pensar. Deseé dormir para siempre y no despertar nunca. Pero aquí estoy ahora, junto a todos ellos”, sonríe ahora. Revela que está en tratamiento psiquiátrico y que la situación le ha obligado a interrumpir su trabajo como cocinero, pero se siente más fuerte que nunca.

Noticias relacionadas

Desde Activament Catalunya Associació, una entidad especializada en personas psiquiatrizadas y con diversidad psicosocial, Hernán explica que el caso de Quim representa "todo lo que tiene que ver con el histórico de psicopatización de las diversidades sexuales que arrastramos hasta el día de hoy y con toda la patologización de la diversidad, de todas las identidades que se escapan de lo que es normativo". “Estamos viviendo en un contexto de rebrote del fascismo que, sobre todo, nos afectará a todas las personas que de alguna forma no encajamos dentro de lo normativo. Es fundamental empezar a plantar cara”, asevera.

"Las calles deberían ser espacios seguros y para nosotros no lo son, estamos aquí para hacer frente a la violencia y ponernos al lado de Quim y de todas las personas que sufrimos agresiones”, añade Huitzi, miembro de Disturbi Col·lectiu, una asamblea de personas bisexuales creada para luchar contra las agresiones que sufren y también contra “la propia invisibilización dentro del colectivo LGTBIQ+". "La de hoy, es una jornada de reafirmarción y de reapropiación", zanja y advierte de que este es tan sólo el comienzo. Hoy, Quim ha vuelto a fumarse un cigarrillo en el banco donde le agredieron. Asegura que no será el último.

Temas

Homofobia