Barcelona Global

Francisco Villamayor: "Barcelona es receptiva al emprendedor"

  • "Mi empresa vende propiedades de alto standing y es impactante ver la cantidad, diversidad y buen gusto de los inmuebles en la ciudad", afirma ese empresario de Buenos Aires

Francisco Villamayor, fundador de Bresson Realty & Lifestyle, una agencia boutique de propiedades alto standing. 

Francisco Villamayor, fundador de Bresson Realty & Lifestyle, una agencia boutique de propiedades alto standing. 

4
Se lee en minutos
B. G.

Francisco Villamayor tiene 44 años, es argentino y francés. Casado y con tres hijos, vivió toda su vida en Buenos Aires hasta que hace un año y medio se mudó a Barcelona. En 2011 fundó en Buenos Aires Bresson Realty & Lifestyle, una agencia boutique de propiedades alto standing que hoy cuenta con 40 agentes y ofrece 250 de las propiedades más exclusivas de la ciudad. En 2017 inauguró el primer Concept Store inmobiliario de Argentina, donde sus oficinas conviven con una galería de arte abierta al público, un restaurante y un salón de eventos. Actualmente está abriendo el primer Concept Store en Barcelona y formando los equipos comerciales de Bresson Realty Barcelona. Es artista amateur y amante de la arquitectura. 

¿Por qué escogió Barcelona? Mi hija mayor quería estudiar en Europa, mi mujer -que se crió en Mallorca- echaba de menos el Mediterráneo, la empresa estaba lista para dar un salto internacional y yo soñaba hace tiempo con el desafío. Barcelona era el lugar perfecto para los objetivos familiares y reunía las características ideales para el desarrollo de la marca y del estilo de Bresson.

¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? Mi empresa vende propiedades de alto standing y es impactante ver la cantidad, diversidad y buen gusto de los inmuebles en la ciudad de Barcelona. Además, la receptividad de la ciudad hacia el emprendedor es muy buena y la cultura de su población es perfecta para encarar un proyecto cuya dinámica trata de las sinergias entre las propiedades y el estilo de vida de la ciudad. Podría sumar también la vocación digital del ecosistema emprendedor catalán, ya que lleva tiempo haciendo méritos para ser un gran polo en este sentido. Como en todos los sectores, la tecnología es disruptiva de negocios, así que nada mejor que estar en una ciudad que ofrece presente y ya trabaja sobre su futuro.

¿Qué aspectos de la ciudad hay que mejorar? ¿Cómo? La maravilla de los cascos antiguos, tanto de Barcelona como de sus alrededores, no coincide con las construcciones de sus periferias. Allí encontramos muchos edificios o chalets de los 80 o 90 donde la promoción respondía más a objetivos económicos que arquitectónicos. Y en los meses en los que he buscado un lugar para construir una casa propia he comprobado en primera persona las limitaciones burocráticas existentes para que esto cambie. Tengo muchos amigos que han renunciado a construir por cansancio. Da pena saber que la mayoría de ellos soñaba con una arquitectura de autor y vanguardista (las mismas tendencias que hicieron que Barcelona sea la ciudad que amamos). Sumaría también el aspecto fiscal como otro gran desafío que Barcelona debe afrontar para ser más competitiva y así desarrollar completamente su potencial.

¿Cuáles son los puntos fuertes de la ciudad para superar la crisis generada por el covid? La diversidad de gente que vive en Barcelona ofrecerá diversidad de soluciones. La actitud trabajadora de los catalanes marcará el ritmo, y la ubicación privilegiada atraerá la radicación de nuevos negocios que liderarán la década que viene.

¿A qué retos cree que se enfrenta la ciudad una vez remitida la emergencia sanitaria? El reto más grande es volver a motivarse, cambiar nuestras ideas, pensar a futuro, volver a confiar y a emprender. Mucha gente se ha deprimido por las pérdidas que ha sufrido (familiares o económicas) y necesitará volver a levantar la cabeza y enfrentar una nueva realidad, incierta y diferente. El golpe fue duro. Hoy el reto principal es psicológico.

Noticias relacionadas

¿Qué espera de la Barcelona de los próximos años? Formo parte de lo que Barcelona Global llama “Barcelonians by choice”. En este sentido, espero de la ciudad y de la región que me permitan desarrollar mis ideas, sueños y proyectos, porque de la mano de ellos ofreceré innovación, trabajo y crecimiento. Es un 'win-win' que ofrecemos los emprendedores donde invertimos nuestro tiempo, ideas y dinero. 

¿Cuál siente que es su ciudad? ¿Qué es lo que más echa de menos? Soy porteño [de Buenos Aires], pero tomando una interpretación literal de esa definición podría ubicarme también en Barcelona, ¿verdad? No soy de extrañar. Comparto la opinión de Jorge Luis Borges: “La amistad no necesita frecuencia”. Además, las nuevas tecnologías me permiten seguir en contacto con mis seres queridos y con los equipos de mi empresa en Argentina. Lo que más echo de menos es la infancia, pero a ella no podría volver en ningún sitio. Así que pongo mi foco en el futuro. Y hoy mi futuro es junto a este mar, con las nuevas amistades que ya se van sumando a las que perdurarán por siempre.