INFRAESTRUCTURAS

El Govern destina 37,6 millones a la unión del tranvía por la Diagonal

La obra ya puede licitarse y está previsto que los trabajos empiecen en otoño de este mismo año

El Trambaix, a su paso por la plaza de Maria Cristina, en enero del 2019

El Trambaix, a su paso por la plaza de Maria Cristina, en enero del 2019 / RICARD CUGAT

4
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Casi sobre el pitido final, al día siguiente de anunciarse el nuevo acuerdo para formar gobierno en Catalunya, la Generalitat ha aprobado destinar 37,6 millones de euros a la unión del tranvía por la Diagonal. Este montante permitirá avanzar en los trabajos previstos en la primera fase, entre Glòries y Verdaguer, a la altura de la calle de Girona, es decir, empezar a licitar la obra y pasar de las ideas a los hechos tras dos décadas de debate sobre esta infraestructura ferroviaria.

Con esta aprobación, la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) podrá sacar a concurso el proyecto después de que el pasado 21 de abril ratificara el convenio con el Ayuntamiento de Barcelona para la ejecución de los trabajos, que está previsto que empiecen en otoño de 2021. De los 37,6 millones de euros aprobados, 32,6 son para infraestructura y sistemas y 4,9 se destinarán al material móvil (tranvías). Este primer tramo, que generará las nuevas paradas de Monumental, Sicília y Verdaguer y que a diferencia del resto, no dispondrá de catenaria, tendrá una longitud de 1,8 kilómetros, y si nada lo evita, las máquinas podrán empezar a abrir camino en otoño de este 2021.

"Paso adelante"

Damià Calvet, 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, ha asegurado a través de un video colgado en su perfil de Twitter que se trata de "un gran paso adelante en la apuesta por el transporte público en el Área Metropolitana de Barcelona" y ha añadido que el tranvía es un "cómplice imprescindible en la lucha contra el cambio climático". El Govern, este y los anteriores, siempre dijo que aprobaría el proyecto que saliera del pleno municipal de la capital catalana. Y así ha sido, a pesar de que el grupo de Junts, con Xavier Trias a la cabeza en el pasado (con CiU) y ahora con Elsa Artadi, siempre se han mostrado contrarios a la unión tranviaria y han apostado por una línea de bus eléctrico, la D30, que cruce toda la Diagonal. A día de hoy no hay ningún autobús de TMB que cruce la avenida de punta a punta. Como tampoco lo hay en la calle de Aragó, otra de las arterias principales de Barcelona.

Imagen virtual del tranvía llegando al paseo de Gràcia

/ EL PERIÓDICO

Las obras de la primera fase durarán algo menos de dos años, tiempo en el que se prevé que se trabaje en el proyecto de la unión entre Verdaguer y Francesc Macià, de manera que cuando se termine este tramo se pueda empezar con lo que quedaría pendiente para poder conectar definitivamente el Trambaix con el Trambesòs, línes operativas desde 2004. Por su parte, el consistorio ya aprobó semanas atrás el proyecto de urbanización de la avenida, es decir, todo lo que no es obra ferroviaria que compete a la ATM. Son 34,8 millones de euros y un total de 77.120 metros cuadrados. A este presupuesto hay que sumarle otros 21,4 millones de euros para la mejora urbanística del ámbito Castillejos-Badajoz, que incluye un intercambiador frente al Museu del Disseny.

¿Gestión pública?

La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha compartido hoy la satisfacción del gobierno municipal ante la aprobación presupuestaria por parte del Govern. Ha recordado que el proyecto generará puestos de trabajo y ha avanzado que la ATM, en las próximas semanas, concretará los plazos para empezar a licitar, adjudicar y ejecutar las obras. Queda pendiente, ha admitido la concejala de Barcelona en Comú, resolver la cuestión de la futura explotación de la línea central del tranvía, puesto que Esquerra ha puesto como condición a su voto favorable al plan que ninguna empresa privada se beneficie de una infraestructura pública, como ya sucede en gran medida, con un porcentaje residual de TMB, con el Trambaix y el Trambesòs.

Manifestación a favor de la unión del tranvía por la Diagonal, en enero del 2018

/ RICARD CUGAT

Sanz ha optado por el pelotazo hacia delante al asegurar que se sigue trabajando para encontrar el modelo adecuado. Una manera de decir que las obras pueden empezar sin que eso esté concretado y que, en cualquier caso, todavía quedan dos años para poder decidir cómo se satisface las demandas de ERC. Sanz ha confirmado que el calendario se mantiene según lo previsto y que en 2023 "veremos tranvías ya en funcionamiento" por el nuevo tramo.

El anuncio realizado por Calvet supone todo un bálsamo para los 'comuns', que la semana pasada veían cómo despertaba la maldición del tranvía con el anuncio de TMB de poner en marcha un bus semidirecto entre Francesc Macià y Glòries. La noticia la dio la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón (PSC), y la oposición a la unión tranviaria no dejó escapar un solo minuto para pedir a Ada Colau que retire el proyecto. Que por fin haya dinero sobre la mesa parece que confirma más que nunca que la extensión del Tram va camino de ser una realidad.

Noticias relacionadas

Más Ferrocarrils

Territori también ha anunciado este martes la licitación de la redacción de los proyectos constructivos que permitirán prolongar la L8 de Ferrocarrils de la Generalitat más allá de Espanya, creando tres nuevas paradas: Hospital Clínic, Francesc Macià y Gràcia. Se trata de seis contratos distintos que tienen que ver con la superestructura de la vía y la catenaria, la señalización y anclajes, la alimentación eléctrica, las comunicaciones e instalaciones no ferroviarias y la arquitectura de los apeaderos. La redacción de estos proyectos, con un plazo de ejecución de 24 meses, asciende a 1,7 millones de euros, y las actuaciones que los concretarán están valoradas en más de 65 millones de euros que permitirán perforar 4,1 kilómetros de nueva galería.

Temas

Tranvía