DEBATE ABIERTO

Los movimientos vecinales insisten en la necesidad de revertir el actual modelo turístico

  • La Assemblea de Barris pel Decreixement Turístic de Barcelona, arropada por otras 15 asociaciones, ha presentado este martes alegaciones a la modificación del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT).

  • Igual que señalaron hace cuatro años, argumentan que la herramienta es "tan necesaria como insuficiente" y piden devolver su uso de vivienda habitual a pisos turísticos e "impedir toda nueva plaza de alojamiento turístico".

Miembros de varios colectivos vecinales de la ciudad que han presentado alegaciones al PEUAT.

Miembros de varios colectivos vecinales de la ciudad que han presentado alegaciones al PEUAT. / JORDI OTIX

Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

ver +

Si hay una frase que resume sus sentimientos -no solo, pero esto va también de eso- y el mensaje que quieren transmitir es, seguramente, esta: "Barcelona tiene más hoteles de los que podemos soportar, ya estén llenos o vacíos". Está sacada del manifiesto que dos miembros de la Assemblea de Barris pel Decreixement Turístic han leído la desagradable mañana de este martes en la plaza de Sant Miquel, arropados por representantes de entidades sociales y vecinales de la ciudad, de la FAVB a la plataforma Plataforma en defensa de la Barceloneta, la PAH o el Sindicat de Llogateres. El lugar y el momento para la lectura no es casual. Lo hacían tras entregar en el consistorio las alegaciones, firmadas por todas las entidades allí presentes- hasta 15- a la actualización del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), aprobado inicialmente por la comisión de gobierno el pasado mes de enero. Unas alegaciones que van en la línea de las presentadas hace cuatro años, cuando ya definieron la herramienta como "necesaria y a la vez insuficiente".

La presentación de las alegaciones, que, en definitiva, persiguen un plan más restrictivo -por algo se llaman Assemblea de Barris pel Decreixement Turístic (ABDT)- tiene mucho también de "aquí seguimos". El contexto en el que se aprobó el PEUAT inicial -al que el gremio turístico torpedeó a denuncias, algunas de las cuales han derivado en los cambios realizados en la versión actual- hoy se antoja casi una realidad paralela. Hace solo cuatro años, pero la ciudad era absolutamente distinta, en un momento en que la turistificación batía récord y se había convertido en la principal preocupación de la ciudadanía. Hoy la realidad es radicalmente distinta, por lo que los movimientos sociales reunidos alrededor de la ABDT han sentido la necesidad de hacerse presentes y visibles, con camisetas que hablaban por ellos, con eslóganes como "El turismo mata los barrios" o "Stop cruceros".

La ciudad de los desahucios diarios

Justo después de la frase en la que señalan que la ciudad ya tiene más hoteles de los que pueden soportar, "llenos o vacíos", el comunicado añade que "de ambas maneras son crueles en una ciudad en la que hay desahucios cada día y una cantidad creciente de personas sin hogar". A ese derecho a la vivienda se ha referido el portavoz de la PAH Barcelona, Santi Mas de Xaxàs, quien ha recordado el "evidente impacto del turismo en la vivienda" y en su precio; igual que ha hecho Rodrigo Martínez, del Sindicat de Llogateres, quien ha apuntado la necesidad de devolver los alojamientos turísticos al parque de vivienda habitual como herramienta para defender el derecho a la cuidad, como ha añadido Irene Escorihuela del Observatori DESC.

Entre las demandas concretas de la ABDT destaca que las zonas uno y dos pasen a ser de decrecimiento y que la tres y la cuatro sean de crecimiento cero. Reivindican también "instrumentos legislativos que acaben con el carácter indefinido de las licencias de alojamiento turístico, para poder controlarlas y extinguirlas".

Una normativa de fondo

Noticias relacionadas

Sobre las habitaciones de alquiler por días, que esta nueva versión del PEUAT aprobada inicialmente prohíbe, desde los movimientos vecinales insisten en que hace falta "una normativa de fondo altamente restrictiva por si en algún momento el PEUAT cae o es modificado".

Cuando el gobierno municipal presentó en su día -este enero- la revisión del PEUAT, señalaba que "cuatro años después de su entrada en vigor, en los barrios céntricos hay 940 plazas turísticas menos y la oferta ha crecido de forma controlada y equilibrada en las zonas periféricas, donde las nuevas actividades son una oportunidad para el territorio" e insistían en que la herramienta "sigue siendo fundamental para garantizar el derecho a la vivienda y a la vida vecinal". "El mensaje que mandan las entidades es que hay un debate en la ciudad que no ha muerto. ¿Cómo hay que regular el turismo? Nos dicen también que hay que aprender de los errores y pasar de la ciudad turística a la ciudad con turismo, algo que ya aprendimos el mandato pasado. Coincidimos en que ahora es el momento de repensar la ciudad con estrategias que no solo pasan por el PEUAT, sino también por acciones como la adquisición de bajos comerciales o de bloques de viviendas para que haya más vecinos, ya que mantener los barrios vivos es el mejor antídoto", reflexiona la teniente de alcalde Janet Sanz, quien subraya la necesidad de buscar el equilibrio y en que esta crisis ha demostrado que la fórmula de éxito de Barcelona es la de una ciudad con unos barrios fuertes, ya que estos han sido los que se han mostrado más resilientes en esta crisis.

Temas

Turismo