GREMIO EN LUCHA

Uber ya puede operar en Barcelona

El Instituto Metropolitano del Taxi le da el 'ok' a su tarifa de precio cerrado y Élite Taxi anuncia que pondrán la ciudad "patas arriba" para que no puedan trabajar en la ciudad

Marcha lenta de taxistas contra el retorno de Uber a Barcelona, el 18 de marzo

Marcha lenta de taxistas contra el retorno de Uber a Barcelona, el 18 de marzo / Ferran Nadeu

3
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Un mes y siete días después de anunciar que volvían a Barcelona, Uber finalmente ha conseguido el permiso del Instituto Metropolitano del Taxi (IMT) para poder operar dentro de la ley. En estas semanas su presencia ha sido casi nula, con servicio solo durante los primeros días. Luego, ante la presión del gremio, que achicó a los taxistas que se habían apuntado a trabajar para la multinacional, su aplicación siempre daba el mismo mensaje en el que se informaba de que no había servicio para la zona solicitada. Básicamente, no había coches porque al no tener el permiso administrativo, los chóferes se jugaban un expediente que podría derivar en sanciones.

Este viernes, sin embargo, la situación ha cambiado de manera radical después de que el gestor público haya anunciado que Uber ya ha pasado el corte y que, por lo tanto, ya puede funcionar con todos los papeles en regla. Élite Taxi, la asociación mayoritaria del sector, ya ha avanzado su intención de boicotear cualquier intento de la 'app' de ganar terreno en el área metropolitana de Barcelona: "Pondremos la ciudad pata arriba".

Asamblea de taxistas en Barcelona

/ EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Según una escueta comunicación facilitada por el IMT, "a fecha de hoy Uber la cumplimentado los requerimientos técnicos de la tarifa 3 exigida por el IMT (la de precio cerrado)", aunque faltan, según esta misma voz, "analizar los documentos aportados relativos a las obligaciones fiscales, laborales, mercantiles y en materia de protección de datos". La pregunta es obligada: ¿Significa eso que Uber ya puede operar en Barcelona con todas las de la ley? La respuesta es que la empresa "ya cumple con los requisitos", es decir, sí puede.

Que se haga público un viernes de Sant Jordi no parece para nada baladí, puesto que estamos a las puertas de una imprevisible escalada del conflicto entre los taxistas y la aplicación que esta vez sí, en el tercer intento, parece que ha dado con la tecla para meter la patita en la capital catalana, una de las pocas grandes urbes que hasta la fecha se le habían escapado.

¿Vuelta a las calles?

Noticias relacionadas

Un portavoz de Uber ha confirmado que han recibido la validación la mañana de este viernes y que la semana que viene darán más detalles sobre el lanzamiento del servicio de precio cerrado de la aplicación. "Aunque cientos de taxistas se dieron de alta en la plataforma para conducir con Uber, muchos de ellos tienen miedo de salir a trabajar a causa de la campaña de intimidación que algunos sectores del taxi han llevado a cabo en las últimas semanas”, denuncia esta voz autorizada de la compañía. Y ante lo que pueda suceder, añade: “Nadie debería tener miedo de salir a trabajar en Barcelona, y por ello le pedimos a las administraciones públicas catalanas que tomen medidas lo antes posible para frenar esta situación

Por su parte, Élite Taxi, a través de un duro comunicado, advierte que ni mucho menos se quedará de brazos cruzados ante el permiso otorgado a la compañía. "Nuestra intención ante el mayor enemigo del taxi en su historia no cambia un ápice. Uber sigue siendo non grata en Barcelona", advierten. La nota considera "traidores" a los taxistas que quieran unirse a la plataforma y exige al IMT que se les pueda identificar de manera visible en el vehículo "para poder seguir haciendo pedagogía con ellos". La información termina con una clara declaración de intenciones: "Desde hoy Élite Barcelona se pone a trabajar para ponerlo todo patas arriba hasta que en Barcelona se cumpla la ley". Un modo de anunciar que el taxi volverá a tomar las calles más pronto que tarde.

Temas

Uber Taxis