Barcelona Global

"Barcelona es una ciudad muy competitiva en el sector salud"

  • La financiera Yalan Shao desta que la tarjeta de presentación de la capital catalana es su gente: apasionada, amigable, optimista y servicial

Yalan Shao, una alta ejecutiva del Bank of China residente en Barcelona.

Yalan Shao, una alta ejecutiva del Bank of China residente en Barcelona.

Se lee en minutos

B. G.

Yalan Shao tiene 35 años y es originaria de la provincia de Shanxi, en China. Se mudó por primera vez a Barcelona en busca de un tratamiento para su hijo enfermo y, tras recuperarse, decidió divorciarse y establecerse definitivamente en la ciudad. Estudió Estadística en Pekín, hizo un posgrado en matemáticas y finanzas en el Reino Unido y, posteriormente, Management en IESE. Yalan, Branch Vice President del Bank of China, lleva 11 años trabajando en la industria bancaria de Pekín, tanto en el sector corporativo como en el de la banca privada. Actualmente, trabaja a distancia con el banco, y es una de sus estrellas emergentes.

-¿Por qué escogió Barcelona? Decidimos viajar a Barcelona porque el Hospital Sant Joan de Déu ofrecía una técnica médica puntera para curar a mi hijo. La amabilidad y la pasión demostrada por el sector sanitario me llegaron al corazón y fueron el factor decisivo de mi traslado definitivo a la ciudad. He estado viviendo en muchas ciudades como Pekín, Singapur y Nueva York, pero Barcelona es diferente. Es un lugar lleno de amor, aquí la gente demuestra empatía y se preocupa por lo que pasa a su alrededor.

-¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? A mi llegada, me sorprendió tanta gente en las terrazas. Pero pronto descubrí una cultura única, donde la gente trabaja para vivir y no solo para ganar dinero. No lo atribuiría todo al sol y el clima, pero la tarjeta de presentación de la ciudad es su gente: apasionada, amigable, optimista y servicial.

-¿Qué aspectos de la ciudad hay que mejorar? ¿Cómo? Barcelona es una ciudad muy competitiva y goza de grandes oportunidades para terminar siendo relevante en la nueva era: la era de la energía verde y la vida sostenible. Para ello, es necesario repensar el paradigma de la ciudad, construir nuevas viviendas y actualizar las existentes. De hecho, he visto algunos pasos que van en esa dirección, como las zonas peatonales, los buses híbridos, los paneles solares y los jardines verticales.

-¿Cuáles son los puntos fuertes de la ciudad para superar la crisis generada por el covid-19? Como demuestra mi experiencia, Barcelona es una ciudad muy competitiva en el sector de la salud. La gran cantidad de infraestructuras e instalaciones médicas son un indicador de las enormes posibilidades que tiene para superar la epidemia con éxito. Además, espero que el talante positivo y optimista de su gente sirva para unirlos todavía más.

-¿A qué retos cree que se enfrenta la ciudad tras la crisis sanitaria? Lamento decirlo, pero creo que las tensiones políticas influyen demasiado en la imagen de Barcelona. Es una percepción global y, en especial, influye en las decisiones de las empresas internacionales, que buscan estabilidad a corto plazo. No obstante, hoy en día, existen tensiones políticas en casi todas partes. Por otro lado, se podría mejorar la eficiencia que impone el cambiante mundo empresarial. En Pekín, recibo cualquier envío en la puerta de mi casa en 30 minutos, sin cargo o con una tarifa muy baja. En la actualidad, una buena red logística física y una menor sobrecarga en la red de alta velocidad son infraestructuras esenciales, que necesitan más inversión pública.

Noticias relacionadas

-¿Qué espera de la Barcelona de los próximos años? La pandemia es un desafío completamente nuevo para casi todo el mundo. China, mi país de origen, posee una industria basada en el comercio electrónico muy desarrollada y durante el confinamiento demostró una gran ventaja competitiva respecto a otros países. Tal vez sea el modelo de negocio que mejor se adapte a una economía pospandemia. Estoy muy agradecida por todo lo que me tocó vivir en Barcelona. Por eso, estoy encantada de contribuir en la recuperación económica de empresas locales mediante mi conocimiento y mis contactos en el mercado chino. Ahora mismo, estoy asesorando a una nueva empresa llamada IntervinQ, que ayuda a la transformación digital de pequeñas y medianas empresas y facilita su acceso a un mercado de 1.400 millones de personas. 

-¿Cuál siente que es su ciudad? ¿Qué echa de menos? Cuando vine a Barcelona hace tres años, descubrí que no hay muchos profesionales chinos. Este hecho, a veces, me hace sentir un poco sola. Sin embargo, cruzarme en el camino con Barcelona Global, me hace sentir feliz. Es una organización en la que puedo conocer gente interesante, hacer amigos, conocer la cultura local y rendir homenaje a esta ciudad.