Movilidad

La Guardia Urbana de Barcelona pone 244 multas a patinetes en el primer día de la campaña de control

  • La mayoría de las sanciones han sido por circular por la acera, llevar auriculares puestos y saltarse un semáforo en rojo

  • La cifra supone diez vez más que las multas tramitadas de media cada día durante el año pasado

La Guardia Urbana, en el cruce de las calles de Diputació y Urgell, en los primeros días de la campaña de control de los usuarios de patinetes.

La Guardia Urbana, en el cruce de las calles de Diputació y Urgell, en los primeros días de la campaña de control de los usuarios de patinetes. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos
El Periódico

La Guardia Urbana puso este lunes 244 multas a conductores de patinetes en Barcelona por incumplir alguna de las nuevas normas que impiden circular a más de 25 km/h, hacerlo por las aceras o ir más de una persona, en el primer día de control intensificado de los vehículos de movilidad personal. La mayoría de las sanciones impuestas han sido por circular por la acera, llevar auriculares puestos y saltarse un semáforo en rojo y suponen diez vez más que las multas tramitadas de media cada día durante el año pasado.

La Guardia Urbana ha intensificado los controles sobre el uso de vehículos de movilidad personal (VMP), como patinetes eléctricos, segways o trixis, a raíz de la entrada en vigor de la normativa de la Dirección General de Tráfico. El importe de las sanciones por incumplir las infracciones va de 100 a 500 euros.

El Ayuntamiento de Barcelona, que fue pionero en 2017 en regular la circulación de los patinetes, está estudiando la posibilidad de modificar la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos para obligar a que los patinetes y otros Vehículos de Movilidad Personal (VMP) estén asegurados y sus conductores lleven casco -ya es obligatorio para los patinetes de más de un metro, tipo B-, como permite la reciente regulación estatal, en 2022.

Adaptación de las nuevas reglas

Noticias relacionadas

El 2 de enero entró en vigor la normativa estatal establecida por la Dirección General de Tráfico (DGT), que se ha inspirado en la ordenanza de Barcelona, y el consistorio ha hecho una adaptación de las nuevas reglas de Tráfico. Según esta nueva normativa, ningún vehículo eléctrico de movilidad personal puede circular por las aceras ni en zonas exclusivamente peatonales o por los carriles centrales de la calzada, no pueden superar los 25 km/h -hasta ahora el límite de velocidad estaba fijado en 30 km/h- ni llevar a más de una persona.

Durante el año pasado, la Guardia Urbana incoó 8.492 denuncias a usuarios particulares de vehículos de movilidad personal que circulaban incumpliendo la normativa municipal vigente en aquellos momentos, lo que supone un incremento de un 29,7 % respecto al año anterior.