MOVILIDAD EN BARCELONA

Metro y bus llevaron durante el puente a la mitad del pasaje del 2019

Corte de tráfico en paseo de Gràcia con Diputació, el pasado lunes

Corte de tráfico en paseo de Gràcia con Diputació, el pasado lunes / ELISENDA PONS

  • TMB reforzó las líneas 1 y 5 pero no se registraron grandes aglomeraciones en el transporte público
  • El día de mayor demanda fue el lunes y fue inferior a la de un lunes también laborable de noviembre
3
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El colapso de tráfico en Barcelona durante el puente ha abierto debates añejos en la ciudad. Y como todo lo que tiene que ver con la vía pública, de lo que se trata es de buscar responsables. Hay quien le echa la culpa al urbanismo táctico y a la eliminación de carriles en calles importantes como Consell de Cent, Aragó o València. Hay quien se queja del cierre de centros comerciales, que acumulan 18 semanas de persianas caídas desde que empezó la pandemia. Hay quien sostiene que el transporte público estaba impracticable. Ante tanta opinión, quizás las cifras de uso de metro y bus arrojen algo de luz. Grosso modo, el número de validaciones no fue para nada extraordinario, ni en comparación con otros días de la era del covid, ni mucho menos respecto al mismo puente del 2019, cuando TMB llevó a casi el doble de viajeros.

El colapso de coches obligó a la Guardia Urbana a cortar algunas calles que desembocan en la plaza de Catalunya, destino habitual de los que bajan en coche para poder depositar el vehículo en el aparcamiento subterráneo. Hubo cortes en Gran Via, Diputación, paseo de Gràcia, Bergara y Balmes. con el objetivo de esponjar las entradas y permitir las salidas. Mientras eran multitud los que optaban por el vehículo privado, a la misma hora y con el mismo fin, el transporte público operaba sin agobios, amén de estrecheces en determinadas horas puntas a pesar de que las líneas más demandas, la 1 y la 5, tuvieron un refuerzo de convois del 10% las tardes de sábado, domingo y martes. Vayamos por días.

  • El SÁBADO 5, metro y bus registraron unas 727.000 validaciones, 80.000 más que el sábado anterior y casi la mitad que el sábado 7 de diciembre del 2019 (1,37 millones de validaciones)
  • El DOMINGO 6 fueron 456.000 los movimientos, 14.000 menos que una semana antes y menos de la mitad que el domingo del año anterior (974.792).
  • El LUNES 7, laborable, fue el día grande del puente, con poco más de un millón de billetes vendidos, que son 200.000 menos que el pasado lunes 31 de noviembre. Si se mira años anteriores, la comparación de esta jornada puede hacerse observando el comportamiento del metro el 7 de diciembre del 2018, también entre dos festivos. Entonces fueron 1,1 millones de viajes bajo tierra por 690.000 de este lunes.
  • El MARTES 8 fueron 536.000 validaciones en total, menos de la mitad que las del viernes 6 de diciembre del 2019, que también era festivo (el 8 cayó en domingo).
Noticias relacionadas

En resumen, el transporte público ha tenido un puente aparentemente tranquilo, con una demanda muy inferior a la del año pasado, lo que indicaría que el uso más intensivo del vehículo privado, alimentado por el cierre de grandes superficies, podría tener mucho que ver con lo sucedido en la zona más céntrica de la ciudad, la que los barceloneses usaban para las compras navideñas antes de que en los 90 empezaran a florecer grandes superficies.

Mientras el debate sigue su curso, el transporte público trata de recuperar la confianza. Le hizo mucho daño el cierre de la restauración, pero ahora vuelve a estar el lenta pero progresiva recuperación. Según un portavoz de TMB, la demanda está al 60% de lo que era habitual antes de que llegara el coronavirus. Este miércoles, por ejemplo, el número de validaciones hasta las nueve de la mañana era un 2% superior al mismo día de la semana anterior.