Barceloneando

El espanto de Colau con las terrazas 'amarillas'

La alcaldesa Ada Colau sostiene un ejemplar con el nuevo diseño de EL PERIÓDICO

La alcaldesa Ada Colau sostiene un ejemplar con el nuevo diseño de EL PERIÓDICO

Se lee en minutos

La alcaldesa Ada Colau considera que el improvisado diseño de las nuevas terrazas de Barcelona es horrible. Lo comparto con ella y le digo que mi amigo, el arquitecto y diseñador Juli Capella está desesperado con este asunto. No le extraña y se compromete a mejorar esos postes amarillos que nos protegen a la vez que producen un impacto visual irreparable. Todo eso me lo comentó con preocupación, pero sin perder esa sonrisa que suele acompañarle. Y, saben, me gusta la gente que transmite ilusión en tiempos difíciles.

El miércoles quedé con ella tras la presentación de Barcelona como Capital Mundial de la Alimentación Sostenible 2021. Hablamos del crítico momento que vivimos y se mostró optimista de que la vacuna nos haga recuperar la normalidad durante la primavera. Sobre el cabreo que llevan los actores, propietarios de teatros o restauradores me comenta que el Ayuntamiento hace todo lo que puede para prestarles ayudas. Me temo que no todos lo ven así, pero me insiste en que se están realizando políticas internas muy necesarias.  

Pues nada que hablar con la alcaldesa resulta más fácil de lo que uno se pensaba y se agradece. Sobre el tuit que hizo el martes tras escuchar a Ximo Puig en el Cercle d’Economia y en el que la alcaldesa afirmaba que España tiene que reinventarse prefiere no hacer la comparativas con Barcelona. Por cierto, que Colau no asistió a la posterior comida que se celebró en el restaurante, El Principal y al que no faltaron el propio Ximo Puig, Javier Faus, Jaume Collboni, Carles Tusquets, Marc Murta o Jordi Hereu. Seguramente, Colau prefirió comer mucho más tranquila en Can Culleretes, su restaurante preferido y del que se sabe de pé a pá la historia de este establecimiento bicentenario ubicado en el barrio gótico. De hecho, me explica que es clienta desde su adolescencia.

En fin, deseamos que arregle pronto el diseño de esas terrazas. Quizá podría inspirarse en el que esta semana ha estrenado El Periódico. Le enseño el número cero. Le gusta y añade: "Menudo Cambio". Quizá el mismo que necesita la ciudad…

La llama de Luz de Gas

Saliendo del Ayuntamiento escucho en la radio a Laporta afirmando que hay que recuperar la alegría de los culés y me vienen a la cabeza esas imágenes suyas en la sala Luz de Gas. Pues para ahí que voy previa llamada a Fede Sardá. Me espera en la puerta con más simpatía incluso que la de la alcaldesa. Y eso, que lo está pasando mal. No obstante, Fede, que es optimista por naturaleza, en lugar de encerrarse en casa intenta buscar el lado positivo de las cosas. Y mientras espera que el ICO le conceda una ayuda para poder resistir ha optado por reinventarse. De momento, está preparando un programa de televisión de entrevistas en el que el ping-pong tendrá mucha presencia y, a la vez, ha creado una nueva bebida basada en la tisana. O sea, que no para. Lo peor de todo es que estas navidades Luz de Gas seguirá cerrado. Suerte que su nuevo casero, Gustavo Buesa, le ha propuesto un acuerdo muy ventajoso. De lo contrario, Luz de Gas cerraría para siempre. Para olvidar el drama nos vamos a comer a La Medusa 73 en el interior del Mercat del Ninot. Un gran descubrimiento.

Fede Sarda posa en las puertas de Luz de Gas

/ JORDI OTIX

Te puede interesar

La noche siguiente el TNC estrenó temporada con la obra ‘L’Hèroe’ de Santiago Rusiñol. Dirigida por Lurdes Barba y con la participación de actores como Javier Bertran, Rosa Renom o Mima Riera se trata de una reflexión sobre la masculinidad tóxica. El público, necesitado de teatro en directo, disfrutó de lo lindo pero la ovación de la noche se la llevó una representación del personal sanitario que la dirección del teatro tuvo el detalle de invitar. No se lo perdió el director Ventura Pons, el mecenas Ramon Agenjo de DAMM o la Consellera de Cultura, Àngels Ponsa, que en su discurso volvió a afirmar que la Cultura es segura. Un hecho que algunos compañeros de gobierno parecen no tener tan claro…