INCORPORACIÓN MUNICIPAL

Barcelona aprueba contratar a 250 agentes más para la Guardia Urbana

Los nuevos integrantes de la policía local harán oposiciones en el 2021 y pisarán la calle en el 2022

También se convocan 347 plazas para convertir a otros tantos interinos del consistorio en funcionarios

Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona en la playa.

Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona en la playa. / Ayuntamiento de Barcelona

Se lee en minutos

Toni Sust

La comisión de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó el pasado jueves incrementar su plantilla, con dos objetivos muy concretos. El primero atañe a la Guardia Urbana, el segundo, a la voluntad de reducir el porcentaje de interinos e incrementar el de funcionarios. Cuando se inició el mandato actual, en el verano del 2019, la ciudad estaba en velo por la seguridad, que centró el debate político durante meses. Entonces, el nuevo gobierno de Barcelona en Comú y el PSC se comprometió a incorporar 1.000 agentes de la Guardia Urbana en cuatro años.

Eso no significa incrementar la nómina del cuerpo en esa cifra, porque también se dan jubilaciones: se calcula que habrá cerca de 400 retiros en el total del mandato. Restado ese número, con el millar de agentes nuevos, la Guardia Urbana pasaría de tener 2.900 integrantes en el 2019 a 3.500 en el 2023. 

La comisión de gobierno aprobó el jueves incorporar a 250 agentes más. Serán los que superen las pruebas teóricas y físicas en el 2021. Se calcula que a final de ese año, los 250 que pasen el filtro ingresen en la escuela de policía, para pisar la calle ya como profesionales de la seguridad en el 2022. Y la previsión es convocar 250 plazas más el año que viene y otras 250 en el 2022.

En este caso, como en el de la convocatoria del 2020, con 282 plazas para Guardia Urbana, se reserva el 40% de las plazas para mujeres y se tiene en cuenta el nivel de inglés, aunque no es un requisito obligatorio. A la convocatoria de las 282 plazas se presentaron 6.000 aspirantes.

Interinos y funcionarios

Te puede interesar

El segundo objetivo de la contratación aprobada el jueves es rebajar el porcentaje de interinos de la Administración local. Con ese objetivo se aprobó la creación de 347 plazas que pasarán de ser ocupadas por interinos a corresponder a funcionarios. Las plazas corresponden, entre otras, a 17 de gestión de administración general; 134 de auxiliar administrativo; 3 de educador en escuela infantil; 4 de profesor de música, y 51 vinculadas con el trabajo social.

Para el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, esta oferta pública supondrá “una mejora de la ocupación pública” que dotará de “más potencial y mayor eficiencia” al consistorio y que contribuirá a “estabilizar la plantilla municipal”.