SEGUNDA TARDE DE INCIDENTES

Disturbios en una manifestación antidesahucio en Barcelona

Un grupo de manifestantes revienta ventanales, lanza piedras y enciende una hoguera junto al Consistorio. Al menos ha habido un detenido

Ventanales del Ayuntamiento, tras el paso de un grupo de manifestantes.  

Ventanales del Ayuntamiento, tras el paso de un grupo de manifestantes.   / ÁNGEL GARCÍA

Se lee en minutos

La manifestación contra el desalojo de la Casa Buenos Aires que ha congregado este sábado a más de un millar de personas en el centro de Barcelona ha terminado con varios ventanales rotos y una hoguera junto al Ayuntamiento. La protesta se estaba desarrollando sin incidentes hasta que un grupo de personas ha reventado los cristales del edificio de despachos del Ayuntamiento. Poco después empezaron a tirar piedras y la policía practicó al menos una detención.    

 

Cuando la marcha ha llegado a la plaza de Sant Miquel, la parte posterior del Ayuntamiento y un lugar infrecuente para una manifestación, han comenzado los disturbios. Poco a poco. Primero, han roto cristaleras del consistorio. Después, han hecho una hoguera. Por último, han lanzado más piedras contra las ventanas. Durante más de una hora esta plaza ha estado en manos de los manifestantes.    

La policía ha evitado cargar e incluso unidades de la Guardia Urbana se han retirado para evitar el enfrentamiento. Tras las piedras, los antidisturbios de los Mossos los han barrido y entonces se han desencadenado los incidentes más graves. Grupos dispersos de manifestantes, sin alcanzar la virulencia de ayer, han lanzado piedras contra los policías, que han ido ganando terreno y disolviendo los últimos focos conflictivos sobre las 21.00 horas.

 

Por la tarde se habían instalado filtros policiales tanto en los accesos de la avenida de la Catedral como de la plaza de Sant Jaume, que era escenario de otra protesta -a la que no asistieron manifestantes- contra las restricciones para contener la pandemia. Gran despliegue policial tras los disturbios de ayer.  

Te puede interesar

Ambiente reivindicativo y bengalas al inicio de la manifestación en la avenida de la Catedral. / ÁNGEL GARCÍA

Más de un millar de manifestantes partieron rumbo a Via Laietana entre bengalas, tracas de petardos, ambiente reivindicativo y proclamas contra el capitalismo. “Se ha acabado la paz social”, gritaban. "¡La Buenos Aires se queda en Vallvidrera!". La mayoría llevaba máscara, pero no mantenía la distancia de seguridad.