25 nov 2020

Ir a contenido

EL CONSISTORIO

Barcelona hace suyas las restricciones del Govern y pide implicación a la sanidad privada

Tarafa cree que los centros públicos y concertados deberían derivar casos antes de desprogramar operaciones

Batlle recuerda que no está permitido que los barceloneses organicen picnics en los parques de la ciudad

Toni Sust

Operativo de control del toque de queda en Barcelona.

Operativo de control del toque de queda en Barcelona. / FERRAN NADEU

El teniente de alcalde de Seguridad y Prevención, Albert Batlle, y la concejala de Salud, Gemma Tarafa, han comparecido este jueves para comentar las restricciones anunciadas por el Gobierno catalán para este fin de semana, confinamiento perimetral de Catalunya y de cada localidad, y para los próximos 15 días, de Catalunya, entre otras limitaciones. Medidas, ha dicho Batlle, que son “duras, pero las que se corresponden con una mala situación. Es un sacrificio, pero hay que seguir así”. Tarafa ha hecho un llamamiento a reforzar la sanidad pública y concertada y ha pedido que la sanidad privada asuma más casos derivados del sistema público antes de que este desprograme operaciones.

Batlle ha advertido de que la Guardia Urbana está preparada para controlar que se respeten las restricciones y que sancionará a quiénes no lo hagan, en un fin de semana en el que nadie, salvo las excepciones previstas, puede salir de al ciudad y nadie puede abandonar su domicilio entre las 22.00 y las 6.00, ya que el toque de queda sigue vigente. 

También ha recordado que los picnics en parques de la ciudad, que se han visto en estos días de restaurantes cerrados, están prohibidos. No será sancionado alguien por comerse un bocadillo en un banco, ha dicho el concejal: “Lo que vamos a corregir son la situaciones de abuso”. Es decir, no a los picnics de envergadura en el espacio público. Además, Batlle ha admitido que no será fácil controlar que alguien vulnere la prohibición de abandonar la ciudad empleando el transporte público, por su carácter metropolitano.

“La situación es grave y el volumen de contagios, muy alto”, ha constatado el teniente de alcalde, que ha explicado que la alcaldesa, Ada Colau, estaba reunida con los presidentes de los grupos municipales para abordar la situación.

La situación de Barcelona

“Es un día duro”, ha dicho Tarafa, que ha explicado que la sensación actual es “una mezcla de angustia, rabia, enfado, miedo”. “Los datos de la ciudad no son buenos. Tenemos una incidencia acumulada superior a 550, hace cuatro semanas la teníamos por debajo de 200. Son 550 personas que han dado positivo por cada 100.000. Y tenemos 5.300 positivos en una semana”. “Las ucis de la ciudad están al 50% de pacientes covid”, ha añadido la concejala, que ha afirmado sobre el anuncio del Gobierno catalán: “Como ayuntamiento no dictamos las medidas anunciadas hoy pero las acompañaremos como hemos hecho siempre”.

Sobre las necesidades de la sanidad, Tarafa ha dicho que el sistema “tiene que estar muy reforzado, sobre todo la primaria. Son necesarios más profesionales”. La concejala ha recordado que el 80% de los casos de covid-19 son atendidos en centros públicos y concertados, y ha llamado al sector privado a arrimar más el hombro: “Ha llegado un momento en el que antes de desprogramar operaciones en los centros públicos tenemos que derivar más casos a la sanidad privada”.